US Open: Novak Djokovic venció a Daniil Medvedev por 6-3, 7-6 y 6-3 y batió un nuevo récord al conquistar su 24° Grand Slam

0
149

Al tenista serbio le alcanzaron 48 minutos para adjudicarse la primera manga y mantener el objetivo de sumar su cuarto Major en Arthur Ashe, tras los obtenidos en las ediciones de 2011, 2015 y 2016.

El tenista serbio Novak Djokovic se impuso con autoridad en sets corridos y celebró su vigesimocuarto título de Grand Slam. Ante la atenta mirada de artistas locales, como el líder de The Poolice, Sting, Justin Timberlake, Leonardo Di Caprio, Nicole Kidman, la modelo Christie Brinkley, la figura del hockey sobre hielo Henrik Lundqvist, la celebridad de la TV internacional Martha Stewart y el comediante Jerry Seinfeld, Nole no dio tregua y se quedó con el primer parcial al imponer sus condiciones frente al ruso Daniil Medvedev con un rotundo 6-3.

La leyenda de Belgrado argumentó su superioridad en la efectividad de sus servicios, la simplicidad para cerrar los puntos largos y el oportunismo para capitalizar los errores no forzados de su rival.

En la reanudación del pleito, el ruso presentó una batalla mucho más dura. Mejoró el porcentaje con los aces, apeló a su potencia para contrarrestar las 23 ocasiones en las que Djokovic fue a la red y llevó el segundo set a una definición cargada de tensión y nerviosismo. No fue casual la reacción del serbio cuando reclamó pelotas al umpire sin argumentos. Su fastidio se reflejó contra las autoridades y la pista del Arthur Ashe del complejo Billie Jean King National Tennis Center. Sobre todo cuando se desparramó en busca de oxígeno para reponerse ante la adversidad. Además, Nole sintió el desgaste frente a un Medvedev que se fue sintiendo cada vez más cómodo para soltar su raqueta.

De todos modos, el singlista de Moscú no pudo cerrar el parcial y la leyenda balcánica respondió con autoridad para extender la segunda manga hacia el tie-break, instancia en la que comenzó mejor el ruso con un 3-1 a su favor, pero la técnica de su adversario lo llevó al 5 iguales. Y el suspenso se terminó cuando Djokovic se quedó con el parcial por 7-5 en más de una hora cuarenta que duró el set.

Un espectáculo alucinante, dado que la mejora de Medvedev puso contra las cuerdas desde el aspecto técnico y mental a Nole. El ruso tuvo su mejor versión y no le alcanzó. La incógnita se presentaba sobre cómo iba a reaccionar en la reanudación del pleito, dado que la mirada perdida en el descanso, mientras le hacían masajes para rehabilitar la zona lumbar, hacía suponer una resignación que marcaría la tendencia para lo que restaba por jugar.

Las especulaciones se terminaron cuando Medvedev comenzó la tercera manga con una caída que expuso su malestar. Ni siquiera quiso aceptar la ayuda de su adversario para reponerse. Con un 6-3 indiscutidoNole completó la gesta en tres horas y 17 minutos. Su camino a la gloria la construyó a base de victorias ante el francés Alexandre Muller (84), el español Bernabé Zapata Miralles (76), su compatriota Laslo Djere (38), el croata Borna Gojo (105) y los estadounidenses Taylor Fritz (9) y Ben Shelton (47) antes de afrontar el choque decisivo ante el ruso.

Además de sumar su cuarto US Open, el balcánico recuperará el lunes próximo el número uno del mundo (desplazará al español Alcaraz). Su gran presente es una muestra de la temporada fabulosa que protagoniza, dado que jugó todas las finales de los Grand Slam, habiendo ganado las de Australia, Roland Garros y Estados Unidos, mientras que perdió la de Wimbledon con el tenista murciano.