Guerra en Europa del Este: Se cumplen 10 años del golpe de Estado en Ucrania y dos de la intervención militar rusa

0
78

En febrero de 2014, grupos políticos ucranianos pro-europeos con militantes ultras como mano de obra dieron un golpe de Estado en Kiev, quienes tomaron el poder suprimieron el idioma ruso en el país y empezaron una campaña contra la población pro-rusa del este y el sur, que derivó en un enfrentamiento armado con milicias locales. En febrero de 2022, el Ejército de Rusia se metió de lleno en el conflicto interno.

En febrero de 2014, tras que el gobierno de Viktor Yanukovich se negara a firmar un acuerdo de asociación con la Unión Europea, grupos políticos ucranianos proeuropeos y pro-OTAN con militantes ultras como mano de obra dieron un golpe de Estado en Kiev tras días de disturbios y violencia callejera, quienes tomaron el poder suprimieron el idioma ruso en el Estado y comenzaron una serie de “problemas internos” con la población prorrusa del este y el sur del país, que derivó en un enfrentamiento armado con milicias locales. En tanto, Moscú anexó tras un referéndum la entonces República Autónoma de Crimea. Se firmaron los acuerdos de Minsk en 2015, aunque el conflicto se mantuvo en baja intensidad pero de manera crónica.

En febrero de 2022, el Ejército de Rusia se metió de lleno en el conflicto interno en favor del bando prorruso anexando cuatro de las regiones afines y la OTAN dio asistencia militar y equipos de combate a Kiev para seguir las hostilidades con Moscú, que continúan en pleno desarrollo.

Ya en la actualidad del conflicto y tras la toma reciente de la ciudad fortificada de Avdiivka, el mandatario ruso, Vladimir Putin, celebró este viernes el aumento de la producción militar, al cumplirse mañana el segundo aniversario de la Operación Militar Especial lanzada contra Ucrania y en momentos en que el presidente de ese país, Volodimir Zelenski, insiste en reclamar el envío de ayuda por parte de sus aliados, que respondieron con más sanciones contra el Kremlin y mensajes de apoyo a Kiev.

En estos últimos días previos al comienzo del tercer año de la guerra e impulsado por algunos avances en el flanco oriental tras meses de poco movimiento en el frente, Putin utilizó varios actos públicos para demostrar su apoyo al ejército, condecorando a militares o volando en un caza estratégico, por ejemplo.

Hoy, en el marco de una conmemoración en Rusia por el “Día de los Defensores de la Patria”, destacó las entregas de misiles, drones, blindados, artillería y elementos de defensa antiaérea.

“Según nuestra experiencia de combate actual, continuaremos reforzando a las fuerzas armadas”, defendió, según declaraciones reproducidas por la agencia de noticias AFP.

El mandatario resaltó que “las empresas del complejo militar-industrial han multiplicado la producción y la entrega a las tropas de las armas más demandadas”.

Por el contrario, Ucrania reclama que las potencias occidentales aliadas entreguen la asistencia militar y financiera para intentar darle un nuevo impulso a su contraofensiva y no retroceder en la línea de combates.

Pero la Unión Europea (UE) admitió que no cumplirá con la entrega de artillería prometida y demoró la aprobación de un paquete de ayuda de 50.000 millones de euros, mientras que la asistencia de Estados Unidos por 60.000 millones de dólares está frenada en el Congreso por una pelea entre demócratas y republicanos en pleno año electoral.

En ese marco, Zelenski instó en las últimas horas al Capitolio a que destrabe el paquete, al afirmar “que si no lo hace costará vidas ucranianas”.

El mandatario lo pidió en una entrevista emitida anoche en Fox News, el canal favorito de los republicanos, fuerza que frena en la Cámara de Representantes (Cámara baja) la aprobación.

En esa emisión, Zelenski invitó además a su homólogo estadounidense, Joe Biden, y al favorito de las primarias republicanas, Donald Trump, a viajar a Ucrania y apreciar por sí mismos la “tragedia” desde el frente de combate.

“¿Sobrevivirá Ucrania sin el apoyo del Congreso? Por supuesto que sí. Pero no todos nosotros”, dijo.

Estados Unidos sí reaccionó hoy con la imposición de la mayor ronda de sanciones contra Rusia desde que intervino militarmente en Ucrania y en respuesta a la muerte en prisión del opositor ruso Alexey Nanalny el sábado pasado.

Más 500 personas y organizaciones de varios países figuran entre los sancionados, incluyendo tres funcionarios rusos por su implicación en el fallecimiento del líder opositor, anunció el Departamento de Estado.

“Si Putin no paga el precio de la muerte y destrucción (que provoca), seguirá adelante”, advirtió Biden.

Empresas de 26 Estados y nacionales de 11 países, entre ellos China y Alemania, figuran entre los más de 500 individuos y organizaciones sancionados por alimentar la maquinaria bélica rusa o ayudar al gobierno a eludir las sanciones internacionales. Washington bloquea sus activos en Estados Unidos y les veta el acceso a visa.

El Departamento de Comercio añadió a más de 90 empresas a su lista negra.

Esto eleva a más de 4.000 las entidades y personas sancionadas por Washington desde el inicio de la guerra.

La proximidad del segundo aniversario de la Operación Militar Especial desencadenó un aluvión de sanciones contra el Kremlin y sus socios, aunque su economía demostró hasta el momento resiliencia a las medidas.

Los países de la UE acordaron un nuevo paquete de sanciones y Reino Unido tomó acciones contra más de 50 personalidades y empresas, además de anunciar nuevas entregas de misiles a los ucranianos.

Los líderes de la Unión Europea, además, emitieron un mensaje en que aseguran que el bloque “sigue unido más que nunca” en el apoyo a Kiev.

“Más que nunca, seguimos unidos y fieles a nuestra promesa de apoyar a Ucrania el tiempo que sea necesario”, expresó Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, junto a Charles Michel, presidente del Consejo Europeo; y Roberta Metsola, presidenta del Parlamento Europeo.

De acuerdo con los tres dirigentes, “la UE siempre apoyará la independencia, la soberanía y la integridad territorial de Ucrania dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas”.

En un comunicado, los tres líderes expresaron su apoyo a la fórmula ucraniana “para una paz justa, integral y duradera basada en los principios de la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional”.

Una fuente de la Comisión Europea confirmó que Von der Leyen realizará mañana una visita a Kiev, en muestra de apoyo. La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, llegó a Lviv, ciudad en el oeste del país, al igual que el senador estadounidense Chuck Schumer.

La guerra en Ucrania también fue tema de debate en una reunión extraordinaria de la Asamblea General de la ONU.

Allí, el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, apuntó que “Rusia ignora la voluntad de la mayoría mundial, continúa su agresión y arroja cada vez a más personas a las llamas de la guerra”.

“Rusia no puede ignorar la voz de la mayoría del mundo si adoptamos una posición de principios y actuamos juntos”, añadió, al tiempo que hizo un llamamiento a todos los Estados miembros para que participen en una conferencia por la paz que se organizará en Suiza en torno a la fórmula de paz de diez puntos de Zelenski.

La propuesta del mandatario ucraniano es rechazada por Rusia. “No debemos perder el tiempo con los planes inútiles de Kiev de negociar sobre la base de la llamada fórmula de paz de Zelenski. No es más que un ultimátum y un intento de atraer al mayor número posible de países a reuniones interminables sobre un proyecto utópico”, declaró el embajador ruso ante la ONU, Vassili Nebenzia.

En tanto, en el terreno, los bombardeos contra Ucrania continúan. El Estado Mayor ucraniano indicó hoy que durante la noche se produjeron ataques con drones y misiles rusos. Un bombardeo nocturno causó tres muertos en Odesa, en el sur, según la policía.

Además, el ejército ruso llevó a cabo un centenar de ataques en las últimas 24 horas en el este de Ucrania, casi la mitad de ellos en torno a Mariinka (ciudad controlada por Rusia desde diciembre), que se convirtió en un nuevo “punto caliente” del frente tras la conquista rusa de Avdiivka.

La semana pasada, las fuerzas de Kiev se retiraron de esa localidad en el este tras meses de cruentos combates y ayer el ejército ruso reivindicó la toma del pueblo de Pobeda, también en el flanco oriental.