El Foro de Davos giró en el arranque entre la rivalidad comercial de Occidente con China y los problemas de Brasil

0
44

La tradicional reunión se realiza este año bajo el lema “cooperación en un mundo fragmentado”, en un contexto turbulento a partir de la guerra en Europa del Este y el regreso del fenómeno inflacionario en la mayor parte del mundo.

La rivalidad comercial entre Europa, Estados Unidos y China, y el futuro de Brasil después de los intentos desestabilizadores que sufrió su democracia, fueron los temas principales que se abordaron en la primera jornada del Foro Económico Mundial que se celebra en Davos, Suiza.

En relación con las tensiones comerciales, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, criticó los esfuerzos que -a su entender- realiza China para atraer a las industrias europeas de tecnologías limpias, mediante subvenciones que, según ella, “distorsionan” el mercado.

“Cuando el comercio no es justo, nuestras reacciones deben ser más enérgicas”, afirmó, apuntando a China pero también a Estados Unidos, donde hay en marcha un gran plan de inversiones climáticas del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, según consignó la Agencia France Presse (AFP).

“Nuestro objetivo debe ser evitar cualquier perturbación en el comercio y la inversión transatlánticos”, agregó la funcionaria.

El plan de Biden, llamado Inflation Reduction Act (IRA), prevé cuantiosas subvenciones para las empresas estadounidenses del sector de los vehículos eléctricos o las energías renovables y podría ser motivo de fricciones comerciales.

Por su parte el viceprimer ministro chino Liu He pidió poner fin a la “mentalidad de Guerra Fría” y reiteró la oposición de Pekín al “unilateralismo y el proteccionismo”.

En la misma línea, los ministros de Hacienda, Fernando Haddad, y Medio Ambiente, Marina Silva, del nuevo gobierno de Brasil también reclamaron “más multilateralismo”.

Además, ambos funcionarios prometieron defender la democracia tras el asalto del 8 de enero que puso en jaque sus instituciones, así como equilibrar las cuentas públicas tras la presidencia de Jair Bolsonaro, consignó AFP.

“No es confortable para ningún gobierno tener una oposición extremista” reconoció el ministro Haddad, durante una sesión dedicada a la “Nueva hoja de ruta” del gigante latinoamericano.

Por su parte, Silva dijo que “hubo capacidad de respuesta en pocas horas y eso demuestra que las instituciones están fortalecidas”.

En el frente económico, Haddad apuntó al gasto del gobierno de Bolsonaro y a su “renuncia” a ingresos fiscales -que evaluó en 1,5% del Producto Interno Bruto de Brasil- como las principales causas del “tremendo desequilibrio de nuestras cuentas que hay que resolver”, prometiendo sanearlas a partir del año que viene.

En esta edición de Davos, Latinoamérica vuelve a tener protagonismo con la presencia de los presidentes de Colombia, Ecuador y Costa Rica y con la cuestión de la Amazonía protagonizando muchos de los debates, precisó AFP.

El foro mundial, que se celebra desde 1971, estará vigilado por aviones militares y 5.000 soldados para custodiar a los cerca de 2.500 participantes, según datos del gobierno suizo.