Se firmó en Tucumán el “Pacto de Mayo” que impulsa el gobierno de Milei

0
27

Participaron del acto 18 gobernadores, el gabinete nacional y dos expresidentes. La vicepresidente Villarruel no asistió.

El Presidente encabezó la ceremonia que contó con la presencia de 19 mandatarios provinciales que respaldaron la firma del acta que tiene las políticas que el Gobierno considera refundacionales para el rumbo del país. Además, estuvieron presentes dos ex mandatarios como Mauricio Macri y Adolfo Rodríguez Saá.

Quienes firmaron el documento fueron Raúl Jalil (Catamarca) Leandro Zdero, (Chaco) Ignacio Torres (Chubut), Jorge Macri, (CABA), Martín Llaryora, (Córdoba), Gustavo Valdés, (Corrientes, Rogelio Frigerio, (Entre Ríos, Carlos Sadir, (Jujuy), Alfredo Cornejo, (Mendoza), Hugo Passalacqua (Misiones), Rolando Figueroa (Neuquén), Alberto Weretilneck (Río Negro), Gustavo Sáenz (Salta), Marcelo Orrego, (San Juan), Claudio Poggi, (San Luis), Maximiliano Pullaro, (Santa Fe), Gerardo Zamora, (Santiago del Estero) y Osvaldo Jaldo (Tucumán).

El Pacto de Mayo también contó con la rubrica del presidente de la Cámara de Senadores, Martín Menem, del presidente provincial del Senado, Bartolomé Abdala y la secretaria general de la presidencia, Karina Milei. Cabe remarcar que la vicepresidente, Victoria Villarruel, no asistió a la Casa Historica de San Miguel de Tucumán, producto de un estado gripal que venía arrastrando desde hace algunos días.

Axel Kicillof (Buenos Aires), Ricardo Quintela (La Rioja), Gildo Insfrán (Formosa), Gustavo Melella (Tierra del Fuego) y Sergio Zillioto (La Pampa) fueron los gobernadores que estuvieron austentes en la firma del acta.

El Pacto de Mayo es un punto de partida propuesto por Milei, con 10 puntos básicos, lineamientos generales sobre los que la dirigencia política nacional prestará un acuerdo que no se modificará aunque cambien las administraciones, según la intención del actual presidente.

Estaba previsto para el 25 de Mayo, aniversario de la revolución que dio paso al primer gobierno patrio, sin embargo fue pospuesto ya que la Casa Rosada había puesto como condición que se aprobara la Ley Bases en el Congreso para avanzar en la firma. Con la norma en vigencia (fue publicada esta madrugada en el boletín oficial), la firma del Pacto tendrá lugar a las 0 horas en la ciudad de San Miguel de Tucumán, el mismo sitio donde se declaró la independencia un 9 de julio de 1816.

Milei: “Argentina se encuentra en un punto de inflexión, son momentos de dificultad y conflicto”

Luego de la firma del Pacto de Mayo, el presidente Javier Milei habló en cadena nacional y señaló que la Argentina “se encuentra en un punto de inflexión”.

“Argentina se encuentra en un punto de inflexión, los puntos de quiebre de una nación no son momentos de paz y tranquilidad, son momentos de dificultad y conflicto donde todo parece cuesta arriba. Son momentos en donde el abismo se hace tan claro que el cambio se convierte en una obligación y una urgencia”, remarcó.

Y agregó: “La conquista de esa dificultad ocurre porque quienes ocupan lugares de liderazgo tienen la valentía de ser más grandes que ellos mismos, hacer a un lado los egoísmos y realizar sacrificios para emprender juntos un rumbo común. Así es como se escribe grande la historia de los países”.

Javier Milei hizo mención en su discurso sobre la ausencia de algunos nombres fuertes de la política y el mundo sindical.

“A pesar de haber sido una demanda histórica de la dirigencia política y la sociedad, la posibilidad de sentarnos en una mesa a establecer pautas comunes y transversales a todas las fuerzas políticas pareció siempre una quimera en las últimas décadas. Por eso quiero agradecerle a todos los presentes por haberse congregado aquí en la Casa Histórica de nuestra Independencia después de décadas de pendular entre proyectos antagónicos que nos han hecho cada vez más pobres. Hoy nos reunimos para renovar nuestros votos patrióticos y firmar el Pacto de Mayo”, dijo.

El Presidente apuntó contra los dirigentes políticos y sindicales que no asistieron al Pacto de Mayo

Javier Milei hizo mención en su discurso sobre la ausencia de algunos nombres fuertes de la política y el mundo sindical.

“A pesar de haber sido una demanda histórica de la dirigencia política y la sociedad, la posibilidad de sentarnos en una mesa a establecer pautas comunes y transversales a todas las fuerzas políticas pareció siempre una quimera en las últimas décadas. Por eso quiero agradecerle a todos los presentes por haberse congregado aquí en la Casa Histórica de nuestra Independencia después de décadas de pendular entre proyectos antagónicos que nos han hecho cada vez más pobres. Hoy nos reunimos para renovar nuestros votos patrióticos y firmar el Pacto de Mayo”, dijo.

Y apuntó: “El pueblo argentino el año pasado le exigió a la dirigencia política un cambio profundo de dirección. Que esto sea posible hoy después de tanta división es sin dudas el símbolo de un cambio de época. Ya lo hemos dicho, nosotros no miramos para atrás, no mantenemos rencores, creemos que lo único que tiene que hacer la política es discutir ideas y llevarlas a la realidad, no impugnar al adversario por cuestiones personales, perseguirlo por pensar distinto y vivir en una inquisición permanente”.

“Creemos que el desafío que enfrenta la Argentina hoy es demasiado grande y la promesa de un futuro mejor demasiado valiosa como para permitir que mezquindades o trifulcas del pasado nublen este camino. No obstante, hay muchos dirigentes políticos, sociales y sindicales que no están aquí para suscribir esta acta fundamental; en algunos casos porque sus anteojeras ideológicas los hacen desconocer la raíz del fracaso argentino, en otros casos por miedo o vergüenza de haber persistido en el error por tanto tiempo”, añadió.

El mandatario apuntó contra quienes no quieren “ceder los privilegios que el viejo orden brindaba”. En ese sentido, subrayó: “No es causalidad que entre estos últimos se encuentren quienes intentan boicotear a este gobierno y conspiran para que fracase. Son adictos al sistema porque sus intereses personales son diametralmente opuestos al del común de la gente, y saben, aunque no lo admitan, que ellos progresan a costa de que al conjunto de los argentinos les vaya cada vez peor”.