El valor de la georreferenciación de teléfonos celulares en los procesos judiciales

0
24

El uso de esta tecnología no solo ayuda a esclarecer hechos delictivos, sino que también es crucial para determinar la involucración de los implicados.

Por Pablo Rodríguez Romeo*

Ya no es novedad que el teléfono celular ha trascendido su uso inicial de realizar llamadas o enviar mensajes. Hoy en día, estos dispositivos se utilizan para ubicarnos, llegar a destinos, realizar transacciones, y compartir información. Sin embargo, muchas veces desconocemos que todos estos datos quedan registrados, incluso cuando utilizamos sistemas de cifrado y otros mecanismos de seguridad. Hasta las redes Wi-Fi a las que nos conectamos quedan registradas en algún lugar.

Por eso, la “georreferenciación” de teléfonos celulares ha adquirido un valor muy importante sobre todo en los procesos judiciales. Esta tecnología no solo ayuda a esclarecer hechos delictivos, sino que también es crucial para determinar la involucración de los implicados.

Pero ¿qué es la georreferenciación y cómo se diferencia de la geolocalización? En principio, es fundamental entender esta diferencia, ya que la primera se refiere a la información que determina la ubicación de un elemento geográfico específico, utilizando un sistema de coordenadas en una imagen digital; esto permite situar puntos concretos en un mapa con gran precisión. Mientras que la geolocalización es la identificación en tiempo real de la ubicación de un dispositivo conectado a internet o a la red celular (antenas).

¿Cuál es el valor de la georreferenciación?

Los datos georreferenciales proporcionan información detallada sobre la vida de las personas, permitiendo obtener detalles sobre sus movimientos, los sitios que visitan, las rutas que siguen, e incluso las redes Wi-Fi a las que se conectan. Toda esta información, brindada por el dispositivo, puede ser usada para reconstruir el trayecto realizado. Esto abre grandes posibilidades para la investigación forense, ya que permite elaborar mapas y reconstruir la actividad del dispositivo, localizar los puntos visitados (físicamente o a través de internet), y mucho más.

Para acceder a esta información, es necesario recurrir a las empresas proveedoras de servicios de telefonía, que en Argentina resguardan las conexiones de los dispositivos por un tiempo determinado. A través de un “log” o registro, se guardan todas las conexiones realizadas a las antenas de telefonía celular, donde se encuentra la georreferenciación. Pero, esto solo es una parte del proceso.

La tarea del Perito Informático Forense

Un profesional forense puede solicitar esta información para llevar a cabo el análisis que permita investigar la georreferenciación del dispositivo y obtener datos. El perito informático trabaja para buscar y encontrar datos o “huellas digitales” que puedan constituir una prueba o ayudar en la resolución de un acto delictivo, colaborando así con el ámbito judicial y/o privado.

Utilizando técnicas y software específicos, el perito puede reconstruir la actividad del dispositivo. Su labor consiste en adquirir, preservar, analizar, documentar y presentar la prueba digital, asegurando la cadena de custodia para evitar cualquier alteración, sustitución o destrucción que anule su validez probatoria. Por eso, el tiempo transcurrido entre el hecho y la intervención del profesional forense se vuelve crucial.

Además, es imprescindible contar con las herramientas adecuadas para poder llevar adelante esta tarea con éxito. Para que la georreferenciación sea útil en un contexto judicial, es fundamental que los datos recolectados sean precisos y exactos. Para esto, se requiere de herramientas avanzadas que permitan determinar la ubicación exacta de un dispositivo en un momento específico, utilizando coordenadas geográficas precisas; pero también, de profesionales debidamente capacitados y con el expertise necesario para poder manipular las herramientas, obtener debidamente la información de los dispositivos y realizar un análisis forense completo y detallado.

*Por el Ing. Pablo Rodríguez Romeo (MP 2411 – MN 5117) – Perito Informático Forense, especialista en Seguridad – Socio del Estudio CySI de Informática Forense –