El vocero presidencial anunció cambios drásticos para la agencia Télam que cambiará de nombre y razón social

0
52

Se espera que en los primeros días se publique en el Boletín Oficial la creación de la Agencia de Publicidad del Estado Sociedad Anónima (APESA) y los periodistas que aún quedan en la empresa pasen a ser parte de RTA.

Tras casi cuatro meses de la suspensión de sus funciones, Manuel Adorni , el vocero presidencial que trabaja bajo las órdenes de Karina Milei, se apresta a liquidar definitivamente a Télam. Cerrado el plan de retiros voluntarios que desvinculó a la mitad del personal, creará una nueva empresa para el manejo de la pauta publicitaria y absorberá lo que queda de la redacción periodística en Radio y Televisión Argentina (RTA).

El interventor de las empresas estatales, Diego Chaher, estampará su firma en dos resoluciones que le pondrán un primer mojón al conflicto desatado por el cierre de la agencia pública de noticias. El exdirector del Grupo América, reconvertido en un hombre fuerte dentro de la gestión libertaria, encontró la fórmula para cumplir el anuncio que hizo Javier Milei durante la asamblea legislativa.

Se espera que en los primeros días de julio se publique en el Boletín Oficial la creación de la Agencia de Publicidad del Estado Sociedad Anónima (APESA), que no es ni más ni menos que el área publicitaria y comercial que supo tener el medio público. Según fuentes oficiales, el staff administrativo especializado en la certificación y procesamiento de las órdenes publicitarias estará integrado por personas que no se acogieron al plan de retiros voluntarios iniciado en marzo pasado.

Según el plan de Chaher, que fue negociado con los gremios con presencia en el organismo, APESA funcionará en el histórico edificio de la calle Bolívar, que muy probablemente abrirá sus puertas los primeros días de la semana que viene. Durante esta semana, el propio interventor recorrió ese edificio y el de la avenida Belgrano para interiorizarse sobre las condiciones de funcionamiento de la empresa, tras la ocupación policial iniciada en la madrugada del lunes 4 de marzo.

La creación de esa nueva compañía también provocó interrogantes y preocupación entre la principales empresas de medios del país. Si bien la creación de un ente específico hace suponer que el Gobierno reactivará el flujo de recursos oficiales destinado a campañas de publicidad y anuncios oficiales, que fue suspendido apenas asumió la gestión libertaria, también es una incógnita el destino de la deuda que dejó el gobierno de Alberto Fernández.

La preocupación es si APESA será un nombre de fantasía de la actual Télam S.E. o se crea con un CUIT distinto.

El destino de la planta periodística de la agencia

Ese sector fue el más raleado por el plan de retiros voluntarios que provocó la salida de más de la mitad del plantel de periodistas de la agencia, entre quienes figuran cuadros históricos del medio. De hecho, hay dudas sobre cuál podría ser la franja horaria y el alcance federal con que contaría el equipo por la pérdida de cronistas y corresponsales.

Para evitar el recalentamiento del conflicto que implicaría el despido de periodistas, Chaher resolvió un cambio drástico para la redacción. A partir de julio, todo el equipo periodístico pasará a reportar a Radio y Televisión Argentina, RTA SE, la empresa pública que engloba a Radio Nacional y a la Televisión Pública. Esto redundaría en la conformación de una redacción unificada para todos los medios públicos, con el plus de incorporar al periodismo gráfico. Al frente de este armado colocaron a Damián Juárez, un periodista con extensa trayectoria en varios medios pero que siempre tuvo su base de operaciones en Télam, donde fue oficialista de todos los gobiernos.

Esta migración fue acordada por los sindicatos de todos los medios públicos e implicaría un compromiso oficial de mantener la vigencia del encuadramiento gremial de los periodistas, sus condiciones de trabajo y su antigüedad. No obstante, por estas horas se está resolviendo la forma que adoptará el traspaso, ya que no está claro si el desembarco del lote periodístico será una unidad de negocios dentro de RTA o se creará una empresa que tributará de la sociedad que administra Canal 7 y la radio pública.