En otro polémico viaje al exterior, Milei recibió una controvertida distinción de la madrileña Díaz Ayuso

0
52

La presidenta de la Comunidad de Madrid recibió al mandatario argentino en la sede del gobierno regional para homenajearlo. La administración de Pedro Sánchez advirtió que el galardón es ilegal porque viola la ley del Servicio Exterior. 

El gobierno español confirmó que la nueva llegada del presidente argentino Javier Milei a la capital de ese país se trata de otra visita de carácter privado, es decir no oficial ni coordinada con ese Estado europeo y cuestionó su reconocimiento por parte de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. “Va corriendo a imponer una medalla fake a quien insulta a España y a sus instituciones”, criticó Pilar Alegría, portavoz de la gestión de Pedro Sánchez, a la dirigente del Partido Popular que gobierna la capital española.

“Sin duda se trata de una visita privada, no hay nada de agenda oficial de lo que yo he conocido hasta ahora en esa visita”, puntualizó el ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel Albares, al ser consultado sobre el arribo del mandatario argentino.

España “solo tiene una política exterior” que se coordina con todas las instituciones del Estado. Entre ellas está incluida la Casa Real que en las últimas horas confirmó el desaire del rey Felipe VI a una audiencia privada solicitada por la Casa Rosada, en plena controversia diplomática entre ambos países.

La explicación de Albares tuvo lugar en una rueda de prensa junto al premier de Qatar, Mohammed bin Abdulrahman bin Jassim Al Thani, en la que dejó claro que “hoy la política exterior de España está total y exclusivamente centrada en nuestros amigos cataríes”.

La aclaración también dejó a la Casa Rosada sin argumentos para sostener que el nuevo viaje de Milei se trata de una cuestión de Estado. Por lo tanto, los gastos de esa actividad (pasajes, traslados, estadía y demás) deberán corren por cuenta del Presidente y no del erario público.

La voz de Albares no fue la única que sonó desde el gobierno en términos negativos sobre la llegada del Presidente que en su visita anterior desató un conflicto diplomático por calificar de “corrupta” a la esposa de su par Pedro Sánchez, y a este de “calaña atornillada al poder”.

La ministra de Trabajo y vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, cuestionó a Díaz Ayuso por invitar a Milei para otorgarle un reconocimiento. Van a “premiar a quienes conducen a la desigualdad y a la pobreza en Argentina, a quienes están practicando las políticas del dolor”, criticó.

Milei llegó este viernes y se reunió con Díaz Ayuso, la referente del conservador Partido Popular en la sede del gobierno madrileño. Ese fue el escenario que eligió la dirigente del PP para entregarle la Medalla Internacional de la Comunidad de Madrid por “los vínculos históricos, culturales, lingüísticos y económicos” de Argentina con la región.

Este gesto ya había sido criticado por el gobierno de Sánchez. Uno de sus voceros tildó de “profunda deslealtad” a la decisión de Ayuso. Desde el Ministerio de Exteriores se sumaron a las críticas hacia la presidenta madrileña y señalaron, además, que la distinción es ilegal. En ese sentido, explicaron que va en contra del art. 5.2 de la Ley 2/2014 de la Acción y del Servicio Exterior, aprobada durante el mandato de Mariano Rajoy, por no informar al Ministerio de Exteriores de su encuentro con un mandatario extranjero, tal y como obliga dicha ley.

En ese contexto, la portavoz Pilar Alegría calificó de “medalla fake” al reconocimiento al presidente argentino. Y le echó en cara a Ayuso de ir “corriendo a imponer una medalla fake a quien insulta a España y a sus instituciones”.

En medio de críticas, de la crisis diplomática y del cruce de acusaciones internas en la política española, Javier Milei recibirá también un reconocimiento de la entidad liberal Instituto Juan de Mariana por “una defensa ejemplar de las ideas de la libertad”.

Luego de esa visita a España, viajará a Alemania donde el gobierno germano le negó una reunión bilateral con el canciller Olaf Scholz y hasta la pompa protocolar con que es recibido todo mandatario extranjero que llega a ese país.