Corrupción en el Ministerio de Capital Humano: Pettovello echó a cuatro funcionarios para apaciguar el escándalo

0
79

Los cuatro funcionarios respondían al secretario de Niñez y Familia, Pablo de la Torre, echado luego de que se conociera que los alimentos almacenados en los galpones de Villa Martelli y Tafí estaban próximos a vencerse. Luego se agregó la sospecha de manejos irregulares en las contrataciones.


Tras la polémica desatada por la retención de alimentos y el presunto pago de sueldos a través de convenios con un organismo internacional, la ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, echó a cuatro funcionarios clave: Lucía Rascovsky, jefa de Gabinete, Fernando Molina Pico, coordinador del Programa de Promoción del Microcrédito para el Desarrollo de la Economía Social, Esteban Bosch, encargado del área de emergencias, y Héctor Calvente, subsecretario de Políticas Sociales de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia.

Los cuatro funcionarios -cuyos desplazamiento fueron oficializados en el Boletín Oficial, aunque en las resoluciones no se especifican los motivos- respondían al ex secretario de Niñez y Familia, Pablo De la Torre, el primero en pagar los platos rotos y dejar el Ministerio de Capital Humano, luego de que se comprobara que varios de los alimentos almacenados por la cartera en galpones de Villa Martelli y Tafí del Valle estaban próximos a vencerse. 

Según trascendió, los reemplazos para los funcionarios salientes podrían definirse este lunes, en la reunión que Milei y Pettovello mantienen en Casa Rosada.

Todas las miradas sobre De la Torre

De la Torre, señalado por el Gobierno como el principal responsable de lo ocurrido, también fue denunciado ante la Oficina Anticorrupción por pagarle a algunos trabajadores sin designación sus sueldos a través de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), una organización internacional que suele hacer convenios para proyectos puntuales con distintos países a través de los cuales se convoca a expertos en forma externa. Según el portal Data Clave, habría 18 personas facturando de ese modo honorarios hasta $1.400.000.

De la Torre también fue cuestionado por delegarle a la OEI la tarea de hacer licitaciones y compras de alimentos para comedores y merenderos comunitarios, para lo cual le giró $6.772.500.000 de fondos públicos. Esto tiene dos problemas: las licitaciones quedan fuera de los controles estatales argentinos (como la Auditoría General de la Nación y la Sindicatura General de la Nación) y, además, la OEI se lleva una comisión del 5% por esa tarea que usualmente haría el propio el ministerio. Hasta ahora, la única adjudicación concretada fue para la adquisición de 1.650.000 botellas de aceite de 900 mililitros y la misma cantidad de paquetes de lentejas de 400 gramos.

Apoyo a Pettovello

La ministra de Capital Humano, a diferencia de De la Torre y los cuatro funcionarios que se irán con él, sigue firme en su puesto, con el respaldo del presidente Javier Milei y el resto del gabinete.  “Los ataques a Pettovello revelan el modo miserable en que opera la política. Detectan una causa noble y detrás de ella arman una montaña de quioscos de corrupción“, escribió este domingo el ultraderechista en su cuenta de X (ex Twitter).

“Cuando viene un honesto/a a terminar con la corrupción y así que la ayuda llegue sin intermediarios, los muy corruptos salen en manada a denunciar falta de sensibilidad social, cuando en rigor están defendiendo el quiosco/curro. AMORALES, HIPÓCRITAS, CHORROS Y MENTIROSOS”, insistió el mandatario, junto a una imagen con la ministra.

Más tarde, el mandatario dijo en una entrevista que no descartaba “que ese conjunto de delincuentes kirchneristas le quisiera tirar un muerto” a su amiga personal. 

En medio del apoyo de Milei, y de otros funcionarios del gabinete que salieron a respaldarla en X, corrieron rumores sobre una posible renuncia de la ministra. La encargada de desmentirlo fue su vocera, Romina Palermo. “No es cierto (que haya presentado la renuncia)”, sostuvo la portavoz.

Recorte del 14% en políticas alimentarias

Al escándalo de los alimentos retenidos y la contrataciones irregulares se sumó, este fin de semana, la difusión de un reciente informe realizado por la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP) que reveló que Capital Humano recortó un 14% el presupuesto en políticas alimentarias en el primer cuatrimestre de 2024, comparado con la gestión de Desarrollo Social durante el mismo período del año pasado. 

Según el informe ASAP, el Gobierno ejecutó $542.593 millones en políticas alimentarias durante el primer cuatrimestre del año 2024. En contraste, entre enero y abril de 2023, el entonces Ministerio de Desarrollo Social, a cargo de Victoria Tolosa Paz, había transferido en concepto de políticas alimentarias unos $169.412 millones. Aunque nominalmente se destinó más dinero en 2024, el poder de compra de ese dinero es un 14% menor debido al impacto de la inflación récord que se registró en los últimos meses.