Rusia suspendió el tratado de desarme nuclear con Estados Unidos, pero su Cancillería aclaró que lo respetará

0
292

El presidente ruso, Vladimir Putin, suspendió este martes la participación de su país en el único acuerdo bilateral de desarme nuclear que existe con Estados Unidos y acusó a las potencias occidentales de buscar convertir el conflicto en Ucrania en un escenario de “confrontación global”, al brindar su discurso anual ante las dos Cámaras del Parlamento tres días antes del primer aniversario de la intervención militar en la zona de Ucrania.

“Rusia suspende su participación en el Tratado sobre la Reducción de Armas Estratégicas (conocido como New Start)”, dijo Putin en su mensaje a la Asamblea Federal y calificó de “un teatro de absurdo” los llamamientos de la OTAN a que su país “vuelva a cumplir” con el tratado y permita que los expertos occidentales inspeccionen las instalaciones militares y nucleares rusas en la actual situación de confrontación.

Sin embargo, mientras la palabras del mandatario ruso generaban alarma en el mundo, su Ministerio de Relaciones Exteriores aclaró que seguirá respetando las limitaciones impuestas a su arsenal nuclear por el tratado Nuevo START, pese a la decisión anunciada horas antes por el presidente Vladimir Putin de suspender su participación en ese acuerdo ruso-estadounidense de desarme.

“Rusia mantendrá un enfoque responsable y seguirá respetando rigurosamente, durante la duración del tratado, las limitaciones cuantitativas de las armas estratégicas ofensivas”, indicó el ministerio de relaciones exteriores, reportó AFP.

El ministerio ruso justificó esta decisión por las “acciones destructivas de Estados Unidos”, al que acusó de múltiples violaciones del texto firmado en 2010, que “ponen en peligro su funcionamiento”.

Según Moscú, la “hostilidad extrema” de Washington y su “compromiso abierto con una escalada maliciosa del conflicto en Ucrania” crearon un “entorno de seguridad fundamentalmente diferente” para Rusia.

“Estados Unidos y el Occidente que lidera intentan perjudicar a nuestro país a todos los niveles, en todos los ámbitos y en todas las regiones del mundo”, afirmó la diplomacia rusa, argumentando que el “statu quo ya no es posible”.

Por otra parte, Rusia considera que el arsenal de las tres potencias nucleares de la OTAN –Estados Unidos, Francia y el Reino Unido– “debe combinarse y tenerse en cuenta conjuntamente en el proceso de limitación y reducción”, mientras que el Nuevo START solo concierne a Moscú y Washington.

Este tratado firmado en 2010 es el último acuerdo bilateral de este tipo que vincula a ambas potencias: obliga a los dos antiguos rivales de la Guerra Fría a tener un máximo de 1.550 ojivas nucleares desplegadas cada uno (30% respecto al límite establecido en 2002) y a cumplir una serie inspecciones mutuas presenciales.

Rusia ya había anunciado a principios de agosto pasado la suspensión de los monitoreos estadounidenses en sus instalaciones militares en el marco del acuerdo, como respuesta a lo que señaló como obstáculos a las inspecciones rusas en Estados Unidos.

“Quieren infligirnos una derrota estratégica y atacan nuestras instalaciones nucleares, por lo que me veo obligado a anunciar que Rusia suspende su participación en el Tratado (New) Start”, declaró el presidente ruso.

Putin pidió a las autoridades rusas que se mantuvieran “listas para los ensayos de armas nucleares” si Washington los realizaba primero. “Nadie debe alimentarse de ilusiones, la paridad estratégica podría verse alterada”, recalcó.

El líder del Kremlin sugirió que la OTAN se uniera al New Start para lograr un tratado justo, porque dentro de la alianza militar “Estados Unidos no es la única potencia nuclear”. “Francia y Gran Bretaña también tienen arsenales nucleares, los están perfeccionando, modernizando y apuntando contra nosotros”, subrayó, en declaraciones que reprodujo la agencia de noticias AFP.

Como primera reacción al anuncio, mandaron al secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, para tildar de “muy decepcionante e irresponsable” la decisión rusa de suspender el tratado de desarme nuclear New Start e insistió en que su país seguía “dispuesto” a hablar del tema.

“Lamento la decisión anunciada por Rusia”, dijo en sintonía el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg.

“Más armas nucleares y menos control de armas hacen que el mundo sea más peligroso. Es la razón por la cual hemos trabajado tan duro para involucrar a Rusia en temas relacionados con el control de armas”, añadió.

Biden vaticinó “días duros y amargos” y aseguró que con sus aliados abastecerán a Ucrania ante Rusia

El presidente estadounidense, Joe Biden, dijo en Polonia que la guerra iniciada hace casi un año por la intervención rusa en la guerra del Donbass endureció la determinación occidental de “defender la democracia en todo el mundo” y, si bien anticipó que se avecinan “días duros y amargos”, aseguró que Estados Unidos y sus aliados “cubrirán las necesidades” de Kiev.

En su discurso, Putin también acusó a los países occidentales de utilizar el conflicto en Ucrania para “acabar” con Rusia y los responsabilizó de planear convertirlo “en una fase de confrontación global”.

“Las élites occidentales no esconden sus objetivos de derrotar estratégicamente a Rusia que significa acabar con nosotros una vez y para siempre, planean transformar el conflicto local en una fase de confrontación global”, dijo, según las declaraciones reproducidas por la agencia de noticias Sputnik.

En ese marco, el líder del Kremlin manifestó que su país hizo todo lo posible para solucionar el conflicto “por la vía pacífica” antes de lanzar la ofensiva el 24 de febrero del año pasado.

“Hicimos todo lo posible para resolver este problema por la vía pacífica. Mantuvimos pacientemente negociaciones para una solución pacífica a este grave conflicto. Pero a nuestras espaldas preparaban otro escenario”, dijo en su mensaje en el centro de convenciones Gostini Dvor, en Moscú.

“No estamos en conflicto con el pueblo de Ucrania. Lo reitero. El propio pueblo ucraniano se convirtió en un rehén del régimen de Kiev y sus amos occidentales, que, de hecho, ocuparon este país en un sentido político, militar y económico”, dijo el mandatario.

El presidente ruso señaló que Estados Unidos y la OTAN “prepararon al régimen de Kiev bajo su dominio, a una Ucrania esclavizada por ellos para una gran guerra, y hoy lo admiten. Lo admiten públicamente, abiertamente, sin vergüenza”, aseveró.

Asimismo, aseguró que “EEUU y la OTAN desplegaron rápidamente sus bases militares, laboratorios biológicos secretos cerca de las fronteras” de Rusia, y durante las maniobras estudiaron el futuro teatro de operaciones militares.

Un alto funcionario estadounidense calificó de “absurdas” todas las acusaciones de Putin.

“Nadie está atacando a Rusia. Es absurdo pensar que Rusia se encuentra bajo algún tipo de amenaza militar por parte de Ucrania o de cualquier otro país”, declaró el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, citado por la agencia de noticias AFP.

En su discurso, el presidente ruso también afirmó que seguía decidido, un año después del inicio de la ofensiva en Ucrania, a continuarla.

“Vamos a resolver paso a paso, cuidadosa y sistemáticamente, los objetivos que tenemos ante nosotros”, manifestó.

Ante la élite política del país y los militares que lucharon en Ucrania, agradeció también “a todo el pueblo ruso por su valentía y su determinación”.

Refiriéndose a las sanciones internacionales contra Rusia, Putin estimó que las potencias occidentales “no han llegado a nada y no llegarán a nada”, pues la economía rusa resistió mejor -dijo- que lo que habían previsto los expertos.

“Hemos garantizado la estabilidad de la situación económica, protegido a los ciudadanos”, señaló y opinó que Occidente no logró “desestabilizar” a la sociedad rusa.

Incluso, manifestó que la situación generó “oportunidades” para las empresas locales: “El objetivo de nuestro trabajo no es adaptarnos a las condiciones actuales. La tarea estratégica es llevar nuestra economía a nuevas fronteras”.

“Ahora todo está cambiando, y muy rápidamente. Es una época no solo de desafíos, sino también de oportunidades”, dijo Putin, felicitándose por lo que definió como la creciente “independencia” de la economía rusa respecto a los mercados extranjeros.

También, llamó a aumentar la producción militar-industrial en el marco de la ofensiva en Ucrania y anunció la creación de un fondo especial para ayudar a las familias de los soldados muertos en combate.