Advierten por influencia de redes sociales y de la moda en la generación de trastornos alimenticios

0
228

En el Día Internacional de la Lucha contra los TCA, la asociación ALUBA aseguró que “hay factores predisponentes que son aquellos que generan una vulnerabilidad en la persona; volviéndola más sensible a padecer dicha enfermedad”.

La Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia (Aluba) advirtió sobre la influencia de las redes sociales y la industria de la moda en los trastornos de conducta alimentaria (TCA) y en este sentido destacó que el 70% de las mujeres no está conforme con su cuerpo y el 60% quiere adelgazar.

“Las redes sociales generan múltiples prejuicios e ideales falsos de belleza, que afectan sobre todo a los adolescentes. Esto se debe a que, además de ser los principales consumidores de las redes sociales, los jóvenes se encuentran en un período crítico, donde forman su identidad”, detalló la Asociación.

“Imponer modelos físicos idealizados y ocultar los “defectos” de nuestra belleza natural con ediciones y filtros, da a entender que lo que se muestra es una meta sana y alcanzable, cuando en realidad no hace más que reforzar vicios y alimentar obsesiones que, si bien al principio aparentan ser inofensivas, tienen consecuencias reales y dañinas” alertó Aluba.

Indicó que los TCA afectan a 70 millones de personas en todo el mundo y tienen la tasa de mortalidad más alta de cualquier enfermedad mental.

En este aspecto destacó que “es importante conocer las manifestaciones de estos trastornos como la preocupación extrema por la alimentación; sentimiento de culpa luego de comer; ingerir de manera descontrolada; verse con sobrepeso, aun cuando se tiene un bajo peso; cambios frecuentes de carácter y aislamiento, realizar actividad física de manera excesiva, esconder el cuerpo”.

Para Aluba, hay señales de alerta que pueden indicar la presencia de un trastorno de la alimentación.

Entre ellas están adoptar una dieta vegetariana demasiado restrictiva, omitir comidas o poner excusas para no comer, prepararse los alimentos, en lugar de comer lo que la familia come, alejarse de las actividades sociales normales, preocuparse o quejarse continuamente por estar gordo y hablar sobre cómo bajar de peso.