Desafíos de la Informática Forense y sus especialistas para el manejo de las evidencias electrónicas

0
286

La manipulación y el manejo de evidencias electrónicas requiere un grado de experiencia y capacitación que en ocasiones es subestimado, en ese sentido que cobran especial preponderancia los detectives digitales.

Por Pablo Rodríguez Romeo*

Vivimos en un mundo donde la tecnología se incrustó en el ADN de los seres humanos, impactando radicalmente en la forma en que nos vinculamos como sociedad. Constantemente nos encontramos generando datos e información que nos define mediante un perfil digital, lo que permite predecir con cierto grado de certeza nuestras preferencias, afinidades o humor, como así también realizar la trazabilidad de nuestras actividades diarias.

Pero, no hemos llegado a este punto solos, como mero símbolo de la evolución humana. Esta circunstancia es fruto de un mundo hiperconectado que se mueve a la velocidad de las comunicaciones y la tecnología de la información.

La manipulación y el manejo de evidencias electrónicas requiere un grado de experiencia y capacitación que en ocasiones es subestimado. A diferencia de las evidencias físicas, como las huellas dactilares, las armas de fuego o incluso las muestras de tejidos humanos, el entorno digital presenta una complejidad única y sin precedentes para los investigadores tradicionales.

Es en ese sentido que cobran especial preponderancia los detectives digitales, especialistas cuyo perfil profesional tienen como principal finalidad la identificación, preservación y análisis de evidencias digitales almacenadas en dispositivos electrónicos o sistemas informáticos. Su formación profesional se encuentra muy vinculada con la seguridad de la información. Al mismo tiempo que requiere no solo de competencias profesionales sólidas en este tipo de dominios, además posee un perfil que es la sumatoria de múltiples cualidades que van desde una incipiente curiosidad hasta la templanza suficiente para el manejo de situaciones críticas y el trabajo en ambientes altamente exigentes.

En el mercado existen diferentes herramientas forenses utilizadas por estos profesionales, cada una de ellas con sus puntos a favor y en contra. Sin embargo, no dejan de ser solo utensilios de trabajo. Es aquí donde verdaderamente se pone de manifiesto la experiencia y preparación de los analistas forenses, quienes han recorrido diferentes etapas en su profesión hasta convertirse en verdaderos especialistas en la materia.

Así como un atleta de elite entrena para mejorar su técnica, los investigadores digitales se mantienen en constante movimiento y auto preparación, estudiando el comportamiento de diferentes dispositivos y sistemas operativos, realizando pruebas de concepto y ensayos en laboratorio que les permitan encontrarse preparados a la hora de medir sus habilidades en casos reales. La tecnología se encuentra en constante movimiento, presentando retos complejos e inciertos en materia de análisis forense digital. El cifrado y las claves de seguridad son en la actualidad los principales desafíos que debe sortear un analista forense.

Podría decirse que 9 de cada 10 crímenes se resuelven mediante el análisis de prueba digitales proveniente de diferentes fuentes de información, hay sobrados ejemplos donde los registros informáticos resultaron claves al momento de investigar un hecho delictivo. Sin embargo, en la actualidad las prácticas forenses no fueron tomadas con la seriedad y la criticidad que revisten por su invaluable utilidad como medidas probatorias, no solo en procesos judiciales sino también en aquellos hechos que se deben dirimir en la privacidad del entorno corporativo.

*Por el Ing. Pablo Rodríguez Romeo (MP 2411 – MN 5117) – Perito Informático Forense, especialista en Seguridad – Socio del Estudio CySI de Informática Forense – www.cysi.com.ar