Ricardo Darín y el equipo de “Argentina, 1985” desplegaron la bandera celeste y blanca en Venecia

0
233

La gala de Argentina, 1985 en el Festival de Venecia fue el momento más importante del cine nacional de los últimos años. Y allí estaban Ricardo Darín, Peter Lanzani, el director Santiago Mitre y Chino Darín, productor de la película, junto a la delegación argentina que recibió una sostenida ovación de nueve minutos tras la proyección

La película se estrenará en cines argentinos el jueves 29 de septiembre, y tres semanas después llegará al streaming de Amazon Prime Video. Se centra en el Juicio a las Juntas militares. Darín interpreta al fiscal Julio César Strassera, Lanzani es Luis Moreno Ocampo.

Este sábado, luego de posar para los fotógrafos, algunos actores se acercaron al vallado a firmar autógrafos y sacarse algunas selfies con sus seguidores. Fue el Chino Darín, uno de los productores de la película, a quien le alcanzaron una bandera argentina. Acto seguido convocó a sus compañeros para inmortalizar el emotivo momento.

Primero, posó junto a la también argentina Victoria Alonso y su padre, que portaba en sus manos un cartel con la leyenda “Nunca Más”. Enseguida, llegaron Lanzani, Flechner y Mitre junto al resto del equipo para no perderse el momento.

Luego dialogaron con los medios en conferencia de prensa. “El juicio de 1985 es un hecho fundamental para la Argentina. Inaugura la democracia y al mismo tiempo condena la violencia como posibilidad. Creíamos que el cine tenía que retratarlo y nos alegra y nos enorgullece haber sido los primeros en hacerlo y presentarlo de esta manera al mundo. ¿Por qué una película así no se hizo antes? No lo podría decir. Tal vez hacía falta tiempo para poder contar esta historia”, dijo Mitre para dar comienzo a la charla.

Claro que tras las palabras del director todos los periodistas fueron por las declaraciones de Ricardo, políticamente en las antípodas del kirchnerismo pero siempre con una coherencia y sensatez impecable. Así es que el actor sentó posición frente al reciente atentado a Cristina Kirchner. “Como se reprime la rabia no estoy capacitado para responder en general, cada uno hace lo que puede con respecto a la ira, pero es importante revisar la violencia propia, la interna, porque sin querer podemos contribuir a esa violencia generalizada sin darnos cuenta”, describió con su habitual decir.

En tanto, agregó contundente que “Si uno tiene sensibilidad, el primer deber es ponerse en el lugar del otro, incluso si recibimos una agresión. Porque la bola de nieve es difícil de detener. El odio es lo único que no prescribe”.