Cambian el examen práctico para sacar el carnet de conducir y se muda a las calles porteñas

0
249

La nueva modalidad busca mejorar “la seguridad y la convivencia vial” mediante cambios al protocolo para la habilitación de los nuevos conductores. En el mismo acto se informó que el Gobierno porteño se hace cargo del servicio de acarreo de autos.

El Gobierno porteño anunció hoy un nuevo sistema para sacar la licencia de conducir por primera vez en la Ciudad de Buenos Aires que contempla que el examen práctico de manejo se rinda en la calle y no en la pista de la avenida Roca, con el propósito que los futuros conductores “enfrenten situaciones reales”.

“Si logramos tener mejores conductores vamos a tener menos accidentes”, aseguró el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, durante la conferencia de prensa que encabezó junto Felipe Miguel, jefe de gabinete; y Manuela López Menéndez, secretaria de Transporte y Obras Públicas.

En ese marco, detalló que “el examen va a ser en la calle para que enfrenten situaciones reales que tienen los conductores todos los días”.

La nueva modalidad busca mejorar “la seguridad y la convivencia vial” mediante cambios al protocolo para la habilitación de los nuevos conductores, así como también con la incorporación de modificaciones al examen teórico, a partir de un incremento en la cantidad de preguntas, y una extensión de los plazos de vigencia de la licencia.

La iniciativa regirá para el otorgamiento de las licencias de conducir vehículos comprendidos en la categoría B1 y comenzará a implementarse mañana en la Comuna 12, y seguirá de manera gradual hasta el 15 de octubre, fecha en la cual se completarán las 10 sedes previstas en todo el distrito porteño.

En la actualidad, quienes deben dar la prueba práctica de manejo concurren a la pista de la avenida Roca, en el sur de la ciudad, donde un examinador evalúa las aptitudes para la conducción a partir de la ejecución de una serie de maniobras como la marcha atrás y el estacionamiento en no más de tres movimientos.

Con el nuevo protocolo, el examen se mudará a las calles porteñas, las cuales fueron definidas por las autoridades locales a partir de la elección de “circuitos” localizados en un radio no mayor a 500 metros de las sedes comunales, y tendrá una duración estimada de 15 minutos.

Se utilizarán automóviles doble comando, que estarán conectados con un Sistema Integrado de Monitoreo, desde donde se controlará el recorrido en tiempo real; en tanto que los aspirantes podrán conocer de antemano el tablero del coche al que subirán y tendrán la opción de elegir el tipo de caja de cambios entre manual y automática.

El nuevo sistema para tramitar el carnet, en tanto, incrementará “la rigurosidad” del examen teórico, que pasará de exigir al aspirante a responder el cuestionario de manera correcta de un 75% a un 85%, al tiempo que también subirá la cantidad de preguntas de 30 a 40 y tendrán 45 minutos para completarlo.

Por último, habrá un cambio en el período de validez de las licencias que se ajustará a una serie de factores, entre los que sobresale la edad del conductor.

A las personas de hasta 39 años de edad se le otorgará una licencia por 10 años; a quienes tengan de 40 a 49 años, por seis años; a los de 50 a 69, por cuatro años y a los que superen los 70, por dos años.

SERVICIO DE ACARREO DE AUTOS

El Gobierno porteño anunció que tomará el control del sistema de acarreo de vehículos mal estacionados en la ciudad de Buenos Aires hasta que defina la nueva licitación, forzado por la formación del “frente anti-grúas”, que reúne a las fuerzas opositoras que convocó a una sesión en la Legislatura local para el jueves, para suspender el contrato de las empresas que explotan el servicio.

La medida, dispuesta por decreto que será publicado mañana en el Boletín Oficial, surge tras la presión del arco opositor porteño que denunció semanas atrás las irregularidades de la actual concesión, detectadas en un informe de la Auditoría General de la Ciudad, entre las cuales se encontró que el canon que pagan las empresas que tienen a cargo el servicio permanece congelado en 55 mil pesos desde 2014.

“La Ciudad ha decidido hacerse cargo del servicio de acarreo de manera transitoria hasta tanto termine el proceso de licitación y el nuevo concesionario entre en funciones”, adelantó el jefe de Gabinete, Felipe Miguel, quien comunicó la decisión durante una conferencia de prensa encabezada por el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, para explicar los alcances del nuevo examen para las licencias de conducir.

En rigor, la administración local abrió el llamado a licitación a fines de julio para renovar la concesión que, hasta hoy, permanece en manos de dos empresas (Dakota SRL y BRD-SEC) con un contrato desde 1990, que venció hace 20 años, aunque siguieron operando con prórrogas.

Según indicó Miguel, en diciembre vencía el plazo otorgado por ley para poner en funciones al nuevo concesionario, por lo cual evaluaron que no iban a llegar con los tiempos, entonces avanzaron en trabajar junto a los referentes de Juntos por el Cambio que conforman el interbloque en la Legislatura “en una modalidad que permita recorrer la etapa de transición” hasta dar con el nuevo concesionario.