Lanzan una campaña de detección gratuita de una dolorosa enfermedad que se manifiesta en la piel

0
360

La Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) llevará a cabo una campaña de detección gratuita de hidradenitis supurativa, una enfermedad que afecta a un estimado de medio millón personas en el país, muchas sin diagnosticar.

El dolor, el olor y la supuración son algunas de las principales características de la hidradenitis supurativa, enfermedad no contagiosa y de origen infeccioso cuyo diagnóstico se conoce con un retraso de hasta ocho años, alterando profundamente la calidad de vida del paciente.

Se trata de una enfermedad inmunológica, inflamatoria, crónica y recurrente de la piel que suele manifestarse luego de la pubertad a través de lesiones dolorosas e incómodas tales como nódulos inflamados (similares a forúnculos), en áreas donde crece el vello (ingle, axilas y/o entre los glúteos) o donde una parte de la piel se roza con otra.

“Las principales manifestaciones son nódulos inflamados (similares a los forúnculos) y abscesos a repetición y en brotes, en pliegues como axilas, pubis, ingles, glúteos y por debajo de las mamas, aunque puede presentarse en áreas menos frecuentes como detrás de las orejas, nuca y espalda”, dijo Virginia López Gamboa, médica dermatóloga y miembro del grupo de trabajo de Hidradenitis Supurativa de la Sociedad Argentina de Dermatología

“También se puede observar comedones -conocidos como ‘espinillas’ o ‘puntos negros’- en las zonas afectadas y cuando la enfermedad se prolonga en el tiempo, puede dejar túneles o fístulas que supuran y dejan cicatrices. Se acompaña de dolor, hinchazón o edema que evidencian la inflamación de la zona, a veces picazón y mal olor”, agregó.

Del 18 al 24 de julio, aquellas personas que identifiquen estos síntomas podrán solicitar turno gratuito con un médico especialista a través de la web www.pedirturno.com.ar o llamando al 0800-220-0082 de lunes a viernes de 9 a 14. La atención efectiva será del 25 de julio al 5 de agosto.

El diagnóstico temprano y un tratamiento correcto son fundamentales para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Imagen

“Demorar el tratamiento libera los mecanismos que ocasionan la enfermedad, y eso impacta notablemente en la calidad de vida del paciente. Esto genera un retroceso indeseado y en algunos casos aumento de brotes (lesiones dolorosas), pérdida de la eficacia terapéutica y complicaciones que podrían requerir internación”, indicó Alberto Lavieri, médico dermatólogo y coordinador del grupo de trabajo de Hidradenitis Supurativa y enfermedades autoinflamatorias de la SAD.

El especialista atribuyó la demora en el diagnóstico a diferentes causas.

“Hay personas que presentan formas leves y que, por ello, suelen postergar la consulta con el médico; otros han realizado ya varias consultas y obtienen diagnósticos erróneos; en otras ocasiones, frente a nuevos brotes de la enfermedad, los pacientes optan por automedicarse y se resignan”, dijo.

Por sus características, la enfermedad impacta en la vida diaria de quienes la padecen, incluyendo aspectos emocionales, psicológicos, sexuales y laborales.

“La hidradenitis supurativa es una de las patologías dermatológicas que más afectan la calidad de vida de nuestros pacientes. Los periodos de brotes alteran las relaciones laborales, familiares, íntimas y de toda interacción social”, dijo López Gamboa.

Cuando la enfermedad se prolonga en el tiempo, si no es atendida y acompañada por el personal médico, la salud mental puede verse muy deteriorada, desencadenando aislamiento social, estados de depresión, e ideación suicida” agregó.