En el Día de las Pymes, los senadores destacaron su importancia y los empresarios pidieron facilidades para importar

0
322

El Senado de la Nación celebró este lunes el Día Internacional de las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) con una jornada en la que funcionarios del gobierno nacional expusieron la centralidad de ese sector en la economía argentina, en tanto los empresarios agradecieron la ayuda otorgada durante la pandemia de coronavirus pero cuestionaron el acceso a dólares y la necesidad de la importación de insumos para continuar produciendo.

La jornada se llevó a cabo en el Salón Azul de la Cámara alta y estuvo organizada por la presidenta de la Comisión de Economías Regionales, la salteña peronista Nora Giménez, quien invitó a un panel compuesto por dueños de PyMEs, funcionarios del Poder Ejecutivo y representantes de la banca nacional.

El titular del Banco Nación, Claudio Lozano, fue el encargado de cerrar el encuentro y cuestionó la desigualdad “que la Argentina vive desde 1976, en la que 25 millones de argentinos tiene dificultades para llegar a fin de mes”.

“En la otra punta, tenemos a 114 mil argentinos que son multimillonarios en dólares y su fortuna exteriorizada es cinco veces la de la Argentina. Las PyMEs son una prioridad política del país”, aseguró.

Lozano también afirmó que “el fenómeno inflacionario perpetúa al 40 por ciento de la población en la pobreza” y desafió que “no se le pone el cascabel al gato, que son los formadores de precios y también de los insumos que necesita una PyME”.

Además, ante el reclamo de algunos empresarios presentes en el salón por la falta de dólares, Lozano aseveró que “la restricción no se da cuando uno tiene saldos comerciales de 15 mil millones de dólares”.

“Acá no tenemos dólares porque se pagó de más deuda pública que no se debió haber pagado. Acá hay problemas de regulación indispensables”, agregó.

Previamente, la directora del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), María de los Ángeles Sacnun, añadió “la importancia de fortalecer el mercado interno” y la “necesidad de que se alineen las jubilaciones y los salarios con los precios porque de ese modo se recuperará el poder adquisitivo”.

El tema de los planes sociales también fue uno de los tópicos de la jornada cuando Sacnun dijo que “no aparecieron por el espíritu santo sino cuando hubo destrucción del empleo”.

El presidente de la Conferencia Argentina de la Mediana Empresa (CAME), Alfredo González, reconoció que a varios de los postulantes a un trabajo “les cuesta mucho decidirse entre dejar el plan social o aceptar el trabajo en una pyme” y pidió “comprenderlos”.

“A las PyMEs nos cuesta retener a nuestra gente, no solo por una cuestión financiera, nos cuesta que los bancos nos vean como sujeto de crédito. Nos cuesta afrontar la misma presión impositiva que las grandes empresas”, enfatizó.

Mauro González, de la Confederación Federal PyME Argentina evaluó que “hay que trabajar fuertemente en que, aunque pasen los diferentes gobiernos, el aparato productivo sea beneficioso para todos”.

“No queremos planes sociales, queremos empleo genuino. No tenemos manos de obra calificada, nos falta gente. No es por los planes sociales. Es una cuestión cultural”, destacó.

Esteban Wolf, miembro de Endeavour argentina y empresario PyME enumeró que su empresa “sufre a la Argentina de todos los días: presiones tributarias, problemas sindicales, problemas de logística con el gasoil, cargas sociales, industria de juicios laborales”.

“Senasa es uno de los organismos más obsoletos de la Argentina. Funciona con una ley de 1974. Cada vez que tengo que exportar debo hacer 17 trámites”, calificó.

Daniel Rosatto, de Industriales PyME Argentina, insistió en que “los planes sociales deben transformarse en trabajo genuino”.

“No puede ser que haya más de dos millones de planes cuando recién se anunciaba que generamos 112 mil nuevos puestos de trabajo”, advirtió.

Diego Leal, presidente del departamento de PyME de la UIA, destacó el “gran crecimiento del sector en estos últimos dos años a pesar de las dificultades internacionales, de la enorme inestabilidad que hay y del faltante de transportes”.

“Las pymes necesitamos importar insumos para sustituir las importaciones de productos terminados que podrían fabricarse en el país”, subrayó.

Natalio Grinman, presidente de la Cámara Argentina de Comercio, señaló que “ser pyme en la Argentina no deja de ser una actividad de riesgo”.

“Tenemos que salir al mundo. No nos podemos encerrar. Hay que competir con las mejores herramientas”, puntualizó.

Finalmente, Guillermo Merediz, secretario Pyme del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, pronosticó que “estas enormes dificultades que se presentan en el marco del escenario mundial generan enormes desafíos y oportunidades para poner en valor la agenda productiva a mediano y largo plazo y para profundizar la recuperación que viene teniendo la Argentina”.

“Nos reclaman siempre más dólares y oportunidades para seguir creciendo. Las pymes que estaban mal 2020 apenas se recuperaron devolvieron los créditos. Hoy tienen un récord de exportación de 10800 millones de dólares a 2021. Es un récord de crecimiento”, subrayó.