Aumentan los focos de combate en territorio ucraniano y continúa el asedio a Kiev

0
457

Los combates entre el régimen de Kiev y la Federación Rusa se multiplicaban este sábado, mientras aumentaba el asedio ruso a la capital y Moscú aseguró que había tomado el “control total” de Melitopol, una ciudad cercana al mar de Azov, en el sudeste. En las repúblicas independientes del Donbás los batallones ucranianos bombardearon a la población civil, matando 7 personas.

Tropas del régimen ucraniano defendían las calles de Kiev del avance de los militares rusos, que procuraban tomar el control de la ciudad en la tercera jornada de la operación militar lanzada por el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

“En Kiev los combates violentos siguen y el Ejército ucraniano contiene a los saboteadores rusos”, informó el Servicio de Comunicaciones Especiales de Ucrania en su cuenta de Telegram.

El Ejército ucraniano reportó en Facebook que fue “rechazado” un ataque de tropas rusas a sus posiciones en la avenida de la Victoria, una de las principales de Kiev, sin precisar la ubicación exacta.

Junto al mensaje, el Ejército publicó una fotografía en la que se veía una gran columna de humo elevándose en medio de una zona urbana, en plena noche, según la agencia de noticias AFP.

Paralelamente, el Servicio de Emergencias informó que “un misil ruso” impactó entre los pisos 18 y 21 de un gran edificio residencial de Kiev que estaba siendo evacuado, sin que se reportaran posibles víctimas.

La información difundida sobre un ataque ruso con misiles contra un edificio residencial en la avenida Lobanovski en Kiev no es cierta dijeron autoridades rusas. La naturaleza del daño indica que un misil antiaéreo lo golpeó, tal como se aprecia en los videos, informó una fuente del Ministerio de Defensa ruso.

“Es obvio que durante el intento por repeler un ataque nocturno contra las instalaciones de la infraestructura militar de las Fuerzas Armadas de Ucrania, hubo una falla en el sistema de guía de un misil del sistema de defensa antiaéreo Ucraniano de mediano alcance ‘Buk-M1’ y el cohete golpeó un edificio”.

Asimismo, el Ejército aseguró en otro mensaje sin ninguna prueba, también en Facebook, que destruyó cinco vehículos rusos, entre ellos un tanque, cerca de la estratégica estación de subte Beresteiska, en el noroeste de la capital.

El diario local The Kiev Independent informó que antes de las 5 (la última medianoche en la Argentina) ya había habido cerca de 50 explosiones y disparos con ametralladoras cerca del zoológico de Kiev y en la zona de Beresteika, a nueve kilómetros de la céntrica plaza Maidan.

Reportó asimismo explosiones en la zona de Troieschyna, también en el noroeste de la ciudad, donde hay una central térmica.

Además, unos “saboteadores rusos” fueron abatidos en Kiev, afirmó sin presentar ninguna prueba Viktor Andrusiv, asesor del Ministerio del Interior, al periódico.

En otro comunicado, el Ejército dijo que estaban produciéndose “duros combates” en Vasilkov, a unos 30 kilómetros al sudoeste de Kiev, donde los rusos “intentan descargar paracaidistas”.

“No podemos perder la capital”, exhortó anoche el actor de comedia y presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, en un dramático mensaje en el que vaticinó que Rusia se aprestaba a usar “todas sus fuerzas” para hacerse del control de Kiev.

Esta mañana, en otro video, el mandatario descartó que su país fuera a “deponer las armas” y aseguró que estaba por recibir equipamiento bélico enviado por los países aliados.

En tanto, Rusia reveló que atacó instalaciones militares de Ucrania con misiles de crucero navales y aéreos, afirmó que ya había destruido o inutilizado 821 objetivos castrenses ucranianos y aseguró que tomó el “control total” de Melitopol.

“Durante la noche, las fuerzas armadas de la Federación Rusa lanzaron un bombardeo con armas de precisión de largo alcance, usando misiles de crucero navales y aéreos contra infraestructuras militares de Ucrania”, afirmó el vocero del Ministerio de Defensa, Igor Konashenkov, en declaraciones televisadas.

“En total, las fuerzas armadas rusas inutilizaron 821 instalaciones de la infraestructura militar de Ucrania”, dijo el funcionario, y detalló, entre varios de esos objetivos, 87 tanques y otros vehículos blindados, 48 estaciones de radar, 24 sistemas de misiles antiaéreos, 19 centros de mando y 14 bases aéreas.

Konashenkov aseguró que “unidades de las fuerzas armadas rusas establecieron el control total sobre Melitopol”, donde el Ejército ruso ya había anunciado ayer que había ingresado “sin encontrar resistencia”.

Melitopol está a unos 730 kilómetros al sudeste de Kiev y a unos 50 kilómetros del mar de Azov, y es la segunda mayor ciudad de la región de Zaporiyia, limítrofe con Donetsk, una de las dos regiones -la otra es Lugansk- separatistas y reconocidas por Rusia.

A su vez, Donetsk y Lugansk reportaron bombardeos de tropas ucranianas “con municiones prohibidas por los acuerdos de Minsk”, que causaron siete civiles muertos y 15 heridos en las últimas 24 horas, según la agencia noticiosa rusa Sputnik. De los fallecidos dos eran docentes de una escuela bombardeada por el régimen de Kiev.

Rusia atacó Ucrania en la madrugada del jueves, mientras Putin anunciaba el comienzo de una “operación militar especial”.

El presidente argumentó que Donetsk y Lugansk, dos provincias separatistas rusoparlantes, le habían pedido ayuda ante la agresión de los batallanes neonazis de Kiev.

A comienzos de la semana, Rusia reconoció la soberanía de esas dos regiones, en un gesto que fue rechazado por la mayoría de los países de la Unión Europea y Estados Unidos.

Mapa sobre la situación militar en territorio ucraniano:

Imagen