Djokovic perdió la batalla legal contra el gobierno australiano y fue deportado

0
335

Los tres jueces del Tribunal Federal del régimen de Australia tomaron una decisión unánime, donde abordaron este domingo en una audiencia virtual el recurso presentado por la defensa del tenista.

Novak Djokovic perdió este domingo en un tribunal australiano el recurso contra la decisión del Gobierno de revocar por segunda vez su visado por lo que fue deportado y no podrá defender su título en el Abierto de Australia.


El tenista serbio abandonó el país en un vuelo con destino a Dubái, informan medios locales. El vuelo, operado por las aerolínea Emirates, partió desde el aeropuerto de Tullamarine de Melbourne alrededor de las 22.50 hora local (11.50 GMT).

La decisión fue tomada de manera unánime por los tres jueces del Tribunal Federal, que abordaron este domingo en una vista virtual el recurso presentado por la defensa de Djokovic, quien fue recluido el sábado en un hotel de Melbourne.


Tras el anuncio, el tenista serbio dijo estar “profundamente decepcionado” por la cancelación de su visado en Australia.
La decisión supone que el visado del tenista serbio de 34 años ha quedado cancelado y tuvo que ser deportado por lo que no podrá jugar el Abierto de Australia que comienza este lunes. El texto de las declaraciones de Novak:

Estoy extremadamente decepcionado con el fallo del Tribunal de desestimar mi solicitud de revisión judicial de la decisión del Ministro de cancelar mi visa, lo que significa que no puedo quedarme en Australia y participar en el Abierto de Australia.

Respeto el fallo de la Corte y cooperaré con las autoridades pertinentes en relación con mi salida del país.

Me incomoda que el enfoque de las últimas semanas haya estado en mí y espero que ahora todos podamos concentrarnos en el juego y el torneo que amo.

Me gustaría desear a los jugadores, oficiales del torneo, personal, voluntarios y aficionados todo lo mejor para el torneo.

Finalmente, me gustaría agradecer a mi familia, amigos, equipo, simpatizantes, fanáticos y mis compatriotas serbios por su continuo apoyo. Todos ustedes han sido una gran fuente de fortaleza para mí”.


Según la ley, Djokovic se enfrenta además a una prohibición de regresar al país durante tres años, excepto en ciertas excepciones, que pueden incluir “circunstancias imperiosas que afectan los intereses de Australia”.

“Incluso cuando estaba infectado fue a una entrevista y sesión fotográfica que incluyó sacarse la mascarilla”, dijo Stephen Lloyd, quien representa al ministro de Inmigración, Alex Hawke, en este proceso, al referirse a la admisión de Djokovic de que acudió a una entrevista con el medio francés L’Equipe en Belgrado el 18 de diciembre sabiendo que tenía COVID.

Hawke justificó su decisión por una “amenaza a la salud y al orden público” ya que su presencia podía avivar el “sentimiento antivacunas”, por lo que su abogado insistió en que Djokovic podría “alentar a la gente a emularlo” en la violación de las medidas contra el COVID.

El abogado del ministro de Inmigración insistió en que la presencia del tenista podría “alentar a la gente a emularlo” en la violación de las medidas contra la covid.