Escándalo: el gobierno australiano decidió expulsar al tenista Djokovic, que apelará la medida

0
23

La polémica medida fue tomada por el ministro de Inmigración del régimen, Alex Hawke, que tiene el poder personal de revocar la visa de un ingresante al país. Los abogados de Novak Djokovic preparan una apelación urgente.

El ministro de Inmigración del régimen australiano, Alex Hawke, finalmente tomó la discriminativa decisión de cancelar la visa de Novak Djokovic, el mejor tenista del mundo, que puede estar impedido de acceder a ese país por los próximos tres años. Los abogados del deportista apelarán la medida, que debe encontrar una resolución muy pronta de la justicia, ya que este lunes comenzará el Abierto de Australia, en el que el serbio se disponía a defender la corona.

“Hoy ejecuté mi potestad bajo la sección 133C(3) del Acta de Migración para cancelar la visa presentada por el señor Novak Djokovic fundamentado en la salud y el buen orden, basado en que hacerlo era de interés público”, esgrimió Hawke.

La determinación del funcionario, que tiene la potestad personal de revocar la permanencia de un visitante por lo que se le ocurra, tuvo lugar casi a las 18, hora local, de un viernes, por lo que casi no queda más tiempo que el fin de semana para que haya una resolución definitiva del conflicto antes del torneo. En última instancia, la organización del certamen puede ubicar el debut de Djokovic el martes, última jornada de la primera rueda.

Los organizadores decidieron incluirlo en el sorteo del certamen, pese a la posible deportación, y debía debutar ante su compatriota Miomir Kecmanovic el lunes 17.

Hubo mucha presión a Hawke, tanto por parte de la prensa para que tomara la determinación pronto y avanzara en la situación que ya desgastaba la imagen internacional del restrictivo gobierno de Australia, como por parte de la oposición política para que expulsara al tenista, que había ingresado al país esgrimiendo una excepción médica dada su ausencia de inoculación contra el Covid.

En un primer reclamo a la justicia, Djokovic había tenido cuatro días atrás un fallo favorable por parte del juez Anthony Kelly, que había ordenado al gobierno australiano liberarlo del hotel de Melbourne para inmigrantes detenidos donde había sido ubicado el deportista. Pero el abogado que representó al Ministerio de Interior, Christopher Tran, advirtió al finalizar la audiencia que el gobierno se reservaba el derecho a expulsar al deportista mediante la potestad de Hawke. Eso terminó ocurriendo.

De todos modos, no es el final del entredicho judicial entre Djokovic y las autoridades australianas, porque los letrados del número 1 del ranking mundial siguen la batalla. En principio, será el mismo juez, Kelly, titular de la Corta Federal y de Familia de Australia, quien tomará el caso. En su primera decisión, fundó la orden de liberación al jugador en cuestiones de forma en el proceso de ingreso del serbio al país.

En las jornadas posteriores se supo que Djokovic había esgrimido haber tenido un resultado positivo de coronavirus el 16 de diciembre, pero de inmediato trascendió que interactuó con personas en los dos días posteriores a ello.