Escándalo internacional por la posible deportación de Djokovic por parte del gobierno australiano

0
538

Al fabuloso tenista número 1 del mundo las autoridades del régimen de Australia le cancelaron la visa por un tecnicismo y le informaron que “deberá abandonar el país”. El tema de las inoculaciones forzadas aunque “no obligatorias” en el centro del debate.

El número 1 del mundo se queda afuera del gran Slam por una maniobra política del gobierno australiano

El serbio Novak Djokovic será deportado de Australia al no permitirle las autoridades de ese país el acceso a su territorio para jugar el Abierto de Melbourne de tenis “por no tener en regla la documentación que le habilite la exención médica requerida para los no vacunados” que llegan a país oceánico.

Antes de esa resolución de cancelación de su visa, el serbio estuvo retenido durante ocho horas en el Aeropuerto Internacional Tullamarine de la mencionada ciudad de Melbourne, donde finalmente fue notificado de que debe retornar a su país de origen “en el primer vuelo disponible”, informó puntualmente el sitio de noticias australiano The Age.

“La visa de Novak Djokovic fue cancelada y le informaron que debe abandonar el país este mismo jueves (hay 14 horas de diferencia con Argentina) porque no logró demostrarle a la Fuerza Fronteriza local la evidencia suficiente para su exención médica”, remarcó el medio, aunque luego la medida no se concretó y fue llevado por la Políciía a un hotel de migrantes.

Djokovic había sido habilitado para jugar el Abierto con una medida excepcional que solamente a él le permitía participar sin tener ningún tipo de inmunizantes contra el coronavirus aplicada, algo coercitivo que constituye una exigencia inexcusable para el resto de los tenistas intervinientes, lo que de por sí despertó grandes polémicas en el ámbito de este deporte.

Claro que ese registro de excepcionalidad planteado no tuvo su correlato con las disposiciones del estado de Victoria, del que Melbourne es su capital, y cuando Djokovic fue notificado de la cuestión ya estaba en vuelo para disputar el primer Grand Slam del año.

Así que inmediatamente al pisar el aeropuerto local, Djokovic fue retenido por las autoridades de la Fuerza Fronteriza, que le quitaron su celular y virtualmente lo mantuvieron “incomunicado”, mientras su equipo de asistentes debía esperar en el hall del lugar escoltado por dos oficiales de seguridad.

El régimen australiano es reconocido por restringir fuertemente las libertades de sus ciudadanos y reprimir toda protesta popular

El primero en salir a protestar contra esa medida fue el propio padre del tenista, Srdjan Djokovic, que en declaraciones a medios serbios replicadas por el Canal 7 local, manifestó respecto de la negativa de su hijo a vacunarse contra el Covid-19 que ella representa “una lucha por la libertad en el mundo, no sólo una de Novak. Si no lo dejan ir saldremos a las calles porque es una lucha de todos”, expresó Djokovic padre.

Y acto seguido quien intervino, llevando el asunto ya a esferas diplomáticas, fue el propio presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, luego de lograr ponerse en contacto con el tenista.

“Recién hablé con Novak y le dije que toda Serbia está con él. Por eso nuestras autoridades están tomando todas las medidas para detener el acoso al mejor tenista del mundo en el menor tiempo posible. De acuerdo con todas las normas del derecho público internacional nuestro país luchará por él, por la justicia y la verdad”, advirtió públicamente.

La respuesta inmediata a esa manifestación fue la cancelación de la visa de Djokovic, mientras que algunos medios europeos salían en defensa del tenista y por ejemplo el británico The Telegraph tituló “lo tratan como un criminal”, aunque las autoridades australianas advirtieron que al tenista lo rigen las mismas normas vigentes para todos.

La cuestión ya había empezado su escalada diplomática internacional cuando el propio primer ministro, Scott Morrison le dejó una fuerte advertencia a Djokovic al señalarla que “si las pruebas para su exención médica son insuficientes, no se lo tratará de forma diferente a los demás y estará en el siguiente avión de vuelta a casa, porque no tendría que haber reglas especiales para él en absoluto”.

Djokovic llegó a Australia procedente de Marbella, donde realizó la preparación previa a este torneo que ya ganó en nueve oportunidades, y va por su 21er. Gran Slam para convertirse en el más ganador de la historia de los grandes certámenes.