Apelaron el sobreseimiento de Cristina Kirchner y sus hijos en la causa Hotesur

0
317

La fiscalía cuestionó el fallo del tribunal que cerró el expediente y pidió que la Cámara de Casación lo reabra y ordene hacer el juicio oral.

Este lunes, el fiscal federal Diego Velasco apeló los sobreseimientos de Cristina Kirchner y sus hijos, Máximo y Florencia, en el caso Hotesur-Los Sauces; pidió que el expediente se reabra y que todos los acusados enfrenten un juicio oral por lavado de dinero.

En su presentación, Velasco cuestionó la decisión de los jueces Daniel Obligado y Adrián Grunberg, los integrantes del tribunal oral que dijeron que no había delito posible y cerraron la causa contra la vicepresidente.

La decisión sobre el futuro de este caso quedó ahora en manos de la Sala I de la Cámara Federal de Casación, integrada por los jueces Diego Barroetaveña, Daniel Petrone y Ana María Figueroa.

No se espera una definición veloz. El caso, una vez que llegue a la Casación, tendrá un trámite largo: primero se le notificará al fiscal de Casación ante esta sala que es Mario Villar, que tiene tres días para decidir si sostiene el recurso de su colega Velasco.

Villar planea sostener la apelación. A partir de ese momento correrá un plazo que se denomina “de oficina” donde las partes pueden revisar los argumentos y el caso. Al cabo de eso, el tribunal debe convocar a una audiencia donde los fiscales alegarán en favor de su acusación y los defensores buscarán refutarla.

Esa audiencia puede ser oral y pública o se puede reemplazar por la presentación de un resumen escrito. Los plazos no dan para que esta audiencia se fije en este año, por lo que se descuenta que se realizará recién en 2022 una vez que termine la feria judicial de verano. En el mejor de los casos, será avanzado febrero.

El fiscal federal Diego Velasco apeló hoy los sobreseimientos de Cristina Kirchner y sus hijos, Máximo y Florencia, en el caso Hotesur-Los Sauces; pidió que el expediente se reabra y que todos los acusados enfrenten un juicio oral por lavado de dinero.

En su presentación, Velasco cuestionó la decisión de los jueces Daniel Obligado y Adrián Grunberg, los integrantes del tribunal oral que dijeron que no había delito posible y cerraron la causa contra la vicepresidenta.
La decisión sobre el futuro de este caso quedó ahora en manos de la Sala I de la Cámara Federal de Casación, integrada por los jueces Diego Barroetaveña, Daniel Petrone y Ana María Figueroa.

No se espera una definición veloz. El caso, una vez que llegue a la Casación, tendrá un trámite largo: primero se le notificará al fiscal de Casación ante esta sala que es Mario Villar, que tiene tres días para decidir si sostiene el recurso de su colega Velasco.

Villar planea sostener la apelación. A partir de ese momento correrá un plazo que se denomina “de oficina” donde las partes pueden revisar los argumentos y el caso. Al cabo de eso, el tribunal debe convocar a una audiencia donde los fiscales alegarán en favor de su acusación y los defensores buscarán refutarla. Esa audiencia puede ser oral y pública o se puede reemplazar por la presentación de un resumen escrito.

Diego Velasco

Los plazos no dan para que esta audiencia se fije en este año, por lo que se descuenta que se realizará recién en 2022 una vez que termine la feria judicial de verano. En el mejor de los casos, será avanzado febrero.
Luego de esa audiencia, el tribunal estará en condiciones de decidir si confirma el sobreseimiento de Cristina Kirchner y sus hijos o si por el contrario ordena realizar el juicio oral y público. Sin un plazo determinado por la ley para tomar esa decisión, la Casación puede tomarse meses.


Uno de los argumentos de la apelación del fiscal es un peritaje contable ignorado por los jueces que sobreseyeron a la vicepresidenta y su familia. El estudio muestra como el mismo día, en 21 ocasiones, el dinero que recibió Lázaro Báez de la obra pública con sobreprecios, terminaba en las cuentas de los Kirchner, luego de pasar por Valle Mitre, la gerenciadora de los hoteles presidenciales.

Entre el 16 de octubre de 2012 y el 5 de junio de 2013 ingresaron a las cuentas de Hotesur y de los Kirchner $6.565.324, aunque los fiscales advirtieron que el dinero lavado es solo un mínimo porcentaje de la operación peritada.

Allí se ve con claridad la calesita que hizo el dinero que recibió Lázaro Báez por las obras públicas para ingresar desde su empresa Austral Construcciones, para ser girado luego a Valle Mitre y desde allí depositados en cuentas de Hotesur, en concepto de canon de alquiler. Un rulo que permitía el blanqueo de dinero que llegaba como una especie de retorno y era extraído en efectivo por la familia presidencial, constataron los peritos contadores.
El “reciclaje” de fondos, como lo denomina el auto de elevación a juicio del caso, sobre la base de este peritaje- no tenido en cuenta por los jueces Obligado y Grunberg a la hora de sobreseer a Cristina Kirchner- permite seguir la “trazabilidad del dinero que aparece espejada”. Es decir que “la plata ingresa desde Austral Construcciones en Valle Mitre y coincide con exactitud con los montos del alquiler de los hoteles de los ex presidentes, sale de las cuentas de Valle Mitre para el pago del canon a Hotesur, Los Sauces y llega a las cuentas personales de la familia Kirchner”.

Esta información, que es central en la argumentación del fiscal Velasco, ya la habían consignado en su auto de elevación a juicio los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques, que consignaron el dinero era extraído en efectivo por los Kirchner, aún después de la muerte de Néstor Kirchner en 2010, en forma de créditos para ellos o sus empresas.


Luego de esa audiencia, el tribunal estará en condiciones de decidir si confirma el sobreseimiento de Cristina Kirchner y sus hijos o si por el contrario ordena realizar el juicio oral y público. Sin un plazo determinado por la ley para tomar esa decisión, la Casación puede tomarse meses.


Uno de los argumentos de la apelación del fiscal es un peritaje contable ignorado por los jueces que sobreseyeron a la vicepresidenta y su familia. El estudio muestra como el mismo día, en 21 ocasiones, el dinero que recibió Lázaro Báez de la obra pública con sobreprecios, terminaba en las cuentas de los Kirchner, luego de pasar por Valle Mitre, la gerenciadora de los hoteles presidenciales.

Entre el 16 de octubre de 2012 y el 5 de junio de 2013 ingresaron a las cuentas de Hotesur y de los Kirchner $6.565.324, aunque los fiscales advirtieron que el dinero lavado es solo un mínimo porcentaje de la operación peritada.

Allí se ve con claridad la calesita que hizo el dinero que recibió Lázaro Báez por las obras públicas para ingresar desde su empresa Austral Construcciones, para ser girado luego a Valle Mitre y desde allí depositados en cuentas de Hotesur, en concepto de canon de alquiler. Un rulo que permitía el blanqueo de dinero que llegaba como una especie de retorno y era extraído en efectivo por la familia presidencial, constataron los peritos contadores.


El “reciclaje” de fondos, como lo denomina el auto de elevación a juicio del caso, sobre la base de este peritaje- no tenido en cuenta por los jueces Obligado y Grunberg a la hora de sobreseer a Cristina Kirchner- permite seguir la “trazabilidad del dinero que aparece espejada”. Es decir que “la plata ingresa desde Austral Construcciones en Valle Mitre y coincide con exactitud con los montos del alquiler de los hoteles de los ex presidentes, sale de las cuentas de Valle Mitre para el pago del canon a Hotesur, Los Sauces y llega a las cuentas personales de la familia Kirchner”.

Esta información, que es central en la argumentación del fiscal Velasco, ya la habían consignado en su auto de elevación a juicio los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques, que consignaron el dinero era extraído en efectivo por los Kirchner, aún después de la muerte de Néstor Kirchner en 2010, en forma de créditos para ellos o sus empresas.