Son más de 120 trabajos de medio centenar de artistas que se presentan hasta el 14 de noviembre.

Hubo recorrida conducida por Mariana Arias con los curadores, diálogo con los creadores y show audiovisual antes de que se abrieran anoche las puertas virtuales de Diderot Digital Exhibition. Y por unas horas, importantes descuentos para quienes debutaron con las compras: obras de Barbara Kaplan y de Pablo Frezza fueron las primeras elegidas, entre más de 120 trabajos de medio centenar de artistas que se presentan hasta el 14 de noviembre.

Desde el hall de ingreso, la obra de arte digital creada por Guido Corallo anticipó que esta segunda edición de la exposición online interactiva sería distinta: la primera parada de la visita fue ante la imagen de colores que se movía sobre un gran fondo negro irregular.

“Las pantallas ensamblables de Samsung son un soporte perfecto para ver este tipo de obras”, explicó Stefy Jaugust, curadora de la muestra junto con Eduardo Stupía, en referencia a las piezas NFT que se venden en criptomonedas.

Primeras ventas en la inauguración de la muestra virtual de Diderot - LA  NACION

“Los Token No Fungibles (NFT) proponen nuevas formas de coleccionar, porque permiten certificar la originalidad y la propiedad de las obras de arte digital. Además, cada vez que se revende la obra el artista cobra una comisión”, explicó Jaugust minutos más tarde, al recorrer la sala dedicada a la producción de una decena de artistas que trabajan con esta nueva tecnología.

Para quienes quieran profundizar en el tema, el 9 de noviembre se realizará una charla sobre “Criptoarte y NFTs”, con un recorrido abierto y gratuito a cargo de Camila Pose y Julián Brangold.

“Siento una mezcla de azoramiento, incapacidad de entender y curiosidad extrema”, confesó al respecto Stupía, al observar que “está cambiando el metabolismo del usuario”.

A tal punto que Beeple, el tercer artista vivo más cotizado del mundo tras haber vendido en marzo una obra digital por 69,3 millones de dólares, ofrecerá en subasta el 9 de noviembre Human One, la imagen de una figura humana presentada por Christie’s como “el primer ser humano nacido en el metaverso”, caminando por un paisaje distópico en permanente cambio.

En Diderot Digital Exhibition se exhiben trabajos de una decena de artistas argentinos que trabajan con NFT, como el propio Brangold, Frenetik Void y Maximiliano Bellmann, que cerró la inauguración con un show de video y música.

Vista general de la sala principal, con una escultura de Ramiro Oller en primer plano

También se ofrecen pinturas, esculturas, fotografías y arte textil por precios que van desde los 55.000 pesos hasta los 43.600 dólares, financiables en cuotas gracias a acuerdos con Club LA NACION y American Express. Durante la inauguración, los curadores se detuvieron ante obras de Ramiro Oller, Adrián Paiva, Elisa Strada, Marcolina Dipierro, Sergio Bazán, Luciana Levinton, Juliana Iriart, Magda Rantica y Cynthia Cohen, entre otros.

“Esta muestra cambió la experiencia de ver y comprar arte”, observó Arias, quien se mostró sorprendida antes las posibilidades que ofrece la virtualidad: no solo para recorrerla desde el celular desde cualquier lugar del mundo, en 360° como si se tratara de un espacio real, sino también para acceder a esculturas monumentales como la del mexicano Rodrigo Garagarza. “Está modelada en 3D y al comprarla se podría producir en la Argentina”, explicó Jaugust en referencia a esa estructura de acero dos metros de alto, que no requiere transporte.

Su autor es uno de los trece artistas convocados que pertenecen al staff de Diderot Art México, plataforma de e-commerce nacida en pandemia como extensión de la original, diderot.art, lanzada en la Argentina en 2017 con un fuerte foco en el cruce entre arte y tecnología. “La visión a largo plazo es seguir con Brasil -anticipa Lucrecia Cornejo, cofundadora de Diderot junto con Angie Braun- y regionalizar el proyecto para representar artistas de toda América Latina”.