Murió el polémico exjuez federal Norberto Oyarbide

0
32

El exjuez federal Norberto Oyarbide murió este miércoles a los 70 años de edad, tras estar internado varias semanas con coronavirus, confirmaron esta noche fuentes allegadas al exmagistrado. El ex juez fue protagonista de varios escándalos y denuncias por frenar casi todos los expedientes en los que estaban involucrados funcionarios del gobierno de Cristina Kirchner.

El exjuez estaba internado en el Sanatorio Otamendi y Miroli de esta capital, atravesando una neumonía bilateral producto de haber contraído coronavirus.

Oyarbide, nacido en la provincia de Entre Ríos el 1 de enero de 1951, inició su carrera judicial como auxiliar en 1976, poco antes del golpe militar, y pasó por varios cargos -como secretario de juzgado y fiscal- hasta llegar a juez federal en 1994, durante el Gobierno de Carlos Menem.

El exjuez tuvo siempre una alta exposición pública y mediática e instruyó causas de alto impacto político, en las que incluso investigó a altas autoridades como expresidentes desde los años 90 hasta 2019.

Oyarbide tuvo alrededor de medio centenar de pedidos de juicio político por presunto mal desempeño y en 2001 estuvo a punto de ser destituido, acusado de connivencia con la Policía Federal y de haber protegido prostíbulos de esta capital.

Pero, el mismo día de los atentados a las Torres Gemelas en Estados Unidos, el Senado Nacional lo ratificó en su cargo.

Pero la causa más polémica en la que le tocó actuar fue aquella en la que se acusaba al matrimonio Kirchner por presunto enriquecimiento ilícito, debido a que su patrimonio había un 572% desde su arribo a la Casa Rosada. A fines de diciembre de 2009 lo sobreseyó en un fallo exprés.

Tiempo después, el contador de los Kirchner, Víctor Manzanares, confesó que Oyarbide le dijo como tenía que redactar el peritaje para que el magistrado pudiera sobreseerlos. Ese sobreseimiento motivó que se pidiera el juicio político.

Además, Oyarbide quedó a cargo del caso Skanska, en el que se investigaban sobreprecios pagados por la empresa para ganar una licitación. Allí absolvió a todos los funcionarios y declaró nulo todos los mails que probaban la corrupción de Ricardo Jaime.

También salvó al ex vicepresidente Amado Boudou por presuntas irregularidades en el manejo de fondos cuando se desempeñó como titular de la Anses y por el canje de bonos de deuda –en 2010– cuando se realizaron supuestas maniobras fraudulentas.

En 2016, durante el Gobierno de Macri, Oyarbide renunció al cargo, en medio de un proceso en su contra en el Consejo de la Magistratura que iba en camino a su destitución.

La administración Macri resolvió aceptarle la dimisión en lugar de continuar con el trámite para la expulsión del entonces juez.

Durante la época del menemismo, enfrentado con Domingo Cavallo, el exministro de Economía lo señaló como uno de los “jueces de la servilleta”, en alusión a una serie de candidatos que habrían sido anotados en un papel por el entonces ministro del Interior, Carlos Corach, para ser nombrados en el estratégico y poderoso fuero federal porteño.

En febrero de este año, Oyarbide aseguró en declaraciones a Radio 10 que el expresidente Mauricio Macri le pidió que se “inhibiera” en las causas que lo involucraban, a través de “enviados especiales” que le intentaron ofrecer dinero con ese fin, propuesta que dijo haber rechazado.

“Me pidió que me inhiba en sus casos, yo tuve la causa de las escuchas ilegales”, afirmó en ese momento el exjuez, al referirse a la causa por escuchas ilegales realizadas en la Ciudad de Buenos Aires mientras Macri era jefe de gobierno porteño, y aseguró que a pesar de ese mensaje él “no se inhibió” porque “no cotizaba en Bolsa”.