El líder demócrata, que dejará el puesto en 14 días, todavía enfrenta la posibilidad de cargos penales, tras la dura acusación de 11 mujeres.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció este martes su renuncia tras las acusaciones de acoso sexual en su contra presentadas por 11 mujeres y recogidas en un informe elaborado por la Fiscalía General del estado, y además aseguró que asume “toda la responsabilidad” por sus acciones, en donde, en rueda de prensa agregó que ha habido “cambios generacionales o culturales” que no ha sabido entender.

La renuncia se hará efectiva en 14 días, momento en que el poder será traspasado a la actual vicegobernadora, Kathy Hochul. La decisión del gobernador llega una semana después de que la investigación independiente realizada por la oficina de la fiscal general de Nueva York, Letitia James, concluyera que Cuomo acosó de forma física y verbal a varias mujeres.

Al presentar el informe de 165 páginas el pasado 3 de agosto, James sostuvo que Cuomo violó leyes estatales y federales al acosar a mujeres en medio de un clima de temor e intimidación. “La investigación independiente encontró que el gobernador Cuomo acosó a varias mujeres, muchas de las cuales eran jóvenes, al participar en toqueteos, besos, abrazos no deseados y al hacer comentarios inapropiados”, afirmó James.

Cuomo, un referente del Partido Demócrata que en el pasado ha sido señalado como potencial candidato a la presidencia de Estados Unidos, ha negado siempre las acusaciones.

“Nunca toqué a nadie de manera inapropiada ni hice avances sexuales inapropiados. Tengo 63 años, viví toda mi vida adulta a la vista del público. Eso no es lo que soy y no es lo que fui”, se excusó el gobernador al conocerse el documento.

Desde la difusión del informe, diversas figuras demócratas, incluido el presidente de EE.UU., Joe Biden, pidieron la renuncia del gobernador.

Al anunciar su dimisión esta martes, Cuomo reconoció que una “controversia política” como la que atraviesa consumirá “tiempo y dinero que debería ser utilizado para combatir la covid-19” y optó por “dar un paso a un lado”.