Resumen deportivo de la delegación argentina en la máxima cita olímpica.

La Selección Argentina de Vóley exhibió un nivel extraordinario y venció a Italia por 3-2 en los cuartos de final de los Juegos, con parciales de 21-25, 25-23, 25-22, 14-25 y 15-12, con una soberbia actuación de Bruno Lima, y clasificó a las semifinales por primera vez desde Sidney 2000, en donde enfrentará a Francia el jueves a las 9 horas.

En cuanto a logros se refiere, el elenco nacional tuvo su punto deportivo más alto en Seúl 1988, cuando venció a Brasil 3-2 en el duelo por el tercer puesto y se apoderó de la medalla de bronce. De la mano de Facundo Conte, Luciano De Cecco, Ezequiel Palacios, Sebastián Solé y compañía, el vóley argentino está entre los mejores del mundo y sueña con el pasaje a la final.

No tengo ni voz ya. No hay palabras para describir este momento. Es el momento más alto que vivimos en nuestra carrera en la Selección. Es una muestra de carácter. Crecimos a lo largo del torneo. Pero todavía queda. No vinimos para llegar a la semi nada más, vinimos a buscar el souvenir de metal que todos queremos”, aseguró Conte, una de las figuras del equipo argentino.

En Básquet, la Selección Nacional poco pudo hacer ante el poderío oceánico y perdió categóricamente con Australia por un holgado marcador de 97 a 59 en Saitama, por los cuartos de final de los Juegos, en un partido que marcó el adiós de una leyenda del deporte argentino, Luis Scola, el último integrante de la Generación Dorada.

Más allá de que el elenco albiceleste extrañó demasiado a su mejor defensor, Patricio Garino (lesionado), y que mostró una floja tarea de sus pilares como Facundo Campazzo (9 puntos), Deck (12) y Laprovittola (16), el partido significó el retiro de su capitán, después de 173 partidos oficiales y 2857 puntos, durante 22 años y 21 torneos internacionales.

“Se me vino un poco todo de golpe. Intenté abstraerme lo más que pude, pero me voy en paz. Era lo que quería hacer. Quería llegar hasta último momento trabajando de la misma manera y lo pude conseguir, y eso es lo que me llevo. Le di mi máximo compromiso, mi máximo esfuerzo y los mejores años de mi carrera, y los jugadores también”, expresó Scola, visiblemente emocionado.

En Canotaje, Agustín Vernice disputó la final de velocidad en la categoría K1 de 1000 metros, y logró un diploma olímpico al finalizar octavos con un tiempo de 3:28.503, y de esta manera, el oriundo de Olavarría culminó su primera participación en un Juego Olímpico. Pese a un gran arranque, el argentino pagó caro el esfuerzo del inicio y quedó relegado promediando la mitad de la carrera.

“Encontrar el balance era lo que teníamos que buscar, en la semifinal lo encontré y la ambición de ir en busca de más me hizo dejar llevar. Soñaba con una medalla y no quería quedarme con la duda de lo que pasaría si dejaba todo. Por ser mi primer Juego Olímpico, el resultado es positivo”, analizó Vernice.

En Equitación, los jinetes argentinos José María Larocca, Martín Dopazo y Fabián Sejanes fueron eliminados de la competición luego de no haber podido pasar la primera ronda clasificatoria de la prueba de saltos Individuales, la cual se desarrolló en el Parque Ecuestre.

En primer lugar, Larocca (montando a Finn Lente) marcó un tiempo de 84 segundos y 69/100 con 8 infracciones, todas en saltos. Dopazo (arriba de Quintino 9) firmó un tiempo de 93 segundos y 39/100, en donde sumó 10 faltas. Por último, Sejanes (montando a Emir) registró 92 segundos y 49/100 totalizando 13 faltas.

Por último, en Vela hubo una jornada con un sabor agridulce porque, por ejemplo, Victoria Travascio y María Sol Branz arañaron la hazaña después de ganar la medal race de la clase 49er FX de vela, performance que las dejó en el quinto puesto de la clasificación general, a sólo dos puntos de acceder al podio.

Acabamos de llegar del agua y recién nos enteramos de los puntos. Quedamos a solo dos puntos de la medalla, que en un campeonato tan largo es nada. Pensamos en las pequeñas situaciones que tuvimos en las regatas y en las pérdidas de puntos, pero tenemos que estar tranquilas porque no nos quedó un punto por pelear, peleamos todo”, aseguró Travascio, que buscará revancha con su dupla en Paris 2024.

En la misma sintonía, Facundo Olezza también se quedó a las puertas de la gloria al finalizar en la octava colocación en la Medal Race de la categoría Finn, lo que lo depositó en la 6° colocación (se quedó con un diploma olímpico) de la tabla general con un total de 68 puntos.

“El balance es que fue una semana difícil. Fue con mucha intensidad, mucho enfoque, no hay lugar para distraerse. Un día cometí errores, pero la semana fue sólida. Estar en la pelea final fue bueno, pero al final no se dio. Me voy con tristeza porque salí al agua con la intención de ganar una medalla. Tuve una mala regata, una mala final”, se lamentó Olezza.

Por su parte, los campeones olímpicos Santiago Lange-Cecilia Carranza cerraron el torneo con una brillante actuación al quedarse con el primer puesto en la Medal Race, para alcanzar el séptimo puesto en la tabla general y la obtención de un diploma olímpico.

“Probablemente esta sea mi última carrera olímpica. Uno tiene el ADN competitivo y es difícil salir a competir sin saber que no podes ganar. Salimos focalizados en navegar bien y darnos un gusto. Pudimos controlar la cabeza, navegamos bien y tuvimos el gusto de tener una buena regata”, afirmó Lange, un histórico deportista que participó en siete Juegos Olímpicos.