A una semana del magnicidio en Haití, con más dudas que certezas y nueva conexión con la DEA

0
69

Uno de los ciudadanos con doble nacionalidad haitiana y estadounidense arrestado por el asesinato del presidente Jovenel Moïse era una “fuente confidencial” de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), mientras el gobierno interino busca a otros sospechosos y prepara el funeral del mandatario. Un exsenador dijo que a los colombianos que les quieren endilgar el crimen cayeron en una trampa y la respuesta al magnicidio esta en la custodia presidencial.

“Un sospechoso era una fuente confidencial de la DEA“, dijo el vocero citado por varias agencias de noticias internacionales, entre ellas Sputnik.

Las autoridades del país caribeño arrestaron la semana pasada a dos hombres haitiano-estadounidenses, Joseph Vincent, de 55 años, y James Solages, de 35, acusados junto a 26 colombianos del magnicidio.

El vocero de la DEA, que habló bajo condición de anonimato, se negó a decir cuál de los dos hombres había sido informante.

Lo que sí reveló es que hubo una comunicación posterior al asesinato, en el que se instó al sospechoso a entregarse y contó que Washington ayudó a Puerto Príncipe a detenerlo.

De acuerdo a la información provista, este sospechoso del crimen contra el presidente “no actuó en nombre” de la agencia antidrogas estadounidense.

Jovenel Moise fue asesinado el 7 de julio

Un tercer estadounidense de origen haitiano, Christian Emmanuel Sanon, fue arrestado el lunes por las autoridades haitianas, quienes lo acusaron de ser uno de los autores intelectuales.

En su casa se encontraron armas y municiones, cuatro matrículas dominicanas y un sombrero con el logo de la DEA, de acuerdo a la policía haitiana.

Este hombre, de 62 años y residente en Florida, es un médico que expresó su deseo de liderar su país en un video subido a YouTube, según información brindada por medios estadounidenses

También pastor cristiano evangélico, le comentó a sus amistades que varias personas que decían representar a los departamentos de Estado y Justicia de Estados Unidos se acercaron a él para decirle que tenían un plan para arrestar a Moïse e instalarlo como nuevo presidente.

Interrogatorios realizados a los 18 ciudadanos colombianos detenidos el miércoles pasado, el mismo día del asesinato, permitieron a la policía saber que Sanon había sido quien reclutó a los 26 integrantes del comando a través de una empresa de seguridad llamada CTU, con sede en Florida.

La firma fue la que compró los pasajes de Bogotá a República Dominicana de los colombianos detenidos, más otros tres que murieron en un operativo policial, y que luego desde allí se dirigieron a Haití.

Una semana después del asesinato del jefe de Estado, persisten áreas grises sobre el asesinato de Jovenel Moïse, atacado en su residencia privada, fuertemente vigilada.

En declaraciones con La W Radio, el exsenador y excandidato presidencial de la oposición en Haití, Steven Benoit, afirmó que el presidente Jovenel Moïse fue asesinado por sus agentes de seguridad y que los colombianos habrían sido víctimas, al parecer, de una trampa.

Sobre este último punto, aseguró que los ex miembros del Ejército Nacional habrían hecho parte, al parecer, de un comité de expertos en seguridad que llegaron a ese país en junio pasado para asesar a la Policía local en materia de estrategias antisecuestro y antiterrorismo.

“El mes pasado se había anunciado la llegada de un comando especial de expertos colombianos que iban asesorar a las fuerzas militares de Haití en estrategias de seguridad. Esto me lleva a pensar que los colombianos no son responsables del asesinato“, reveló el político.

Mi conclusión es que la guardia presidencial son los otros protagonistas armados de la escena del crimen. Tras el asesinato, no hay un solo miembro de la guardia herido. ¿Cómo es posible que se haya presenciado un intercambio de violencia si se está atentando contra el presidente?”, cuestionó.

Además, aseguró que la presencia de los colombianos fue registrada por los residentes del barrio en el que vivía el presidente y que era natural para los habitantes verlos recorriendo las calles, incluso, luego de la noticia de la muerte del mandatario. 

Así mismo, Benoit afirmó que fueron los colombianos quienes habrían prestado los primeros auxilios a la primera dama de la Nación, Martine Moïse, quien recibe atención médica en Estados Unidos, actualmente. 

La oposición reclamaba la salida del poder del asesinado mandatario con el argumento de que su mandato había concluido el pasado 7 de febrero, mientras el presidente insistía en febrero de 2022 como término de su período.

El país debe celebrar este año elecciones presidenciales, legislativas y locales, además de un referendo constitucional en septiembre, aplazado dos veces debido a la pandemia de coronavirus.

El calendario electoral que prevé en septiembre la votación para la elección de un nuevo mandatario fue confirmado el sábado por las autoridades.

Por lo pronto, el primer ministro interino armó un comité para organizar los funerales nacionales de Moïse, mientras se busca a otros sospechosos.

“El gobierno tiene actualmente dos prioridades: continuar la investigación para hacer justicia a la familia del presidente y organizar sus funerales nacionales”, explicó Claude Joseph, cuya legitimidad como jefe del Ejecutivo haitiano es cuestionada por una parte de la oposición.

Joseph dijo que el funeral se organizará “en coordinación con la esposa del presidente”, Martine Moise, internada en Miami tras ser herida en el atentado que terminó con el mandatario.

El comité está compuesto por varios ministros, el director de gabinete del presidente Moise, el secretario general de la Presidencia y el director general del Museo del Panteón Nacional.

Joseph evitó dar detalles de la marcha de la investigación, porque “es muy delicada y deben tomarse muchas precauciones”.

La agencia AFP detalló que la Policía emitió varios avisos de personas buscadas: el exfuncionario Joseph Felix Badio, el exsenador John Joel Joseph y un empresario llamado Rodolph Jaar, a quienes dijo considerar “peligrosos y armados”.