Argentina superó las 100 mil muertes con coronavirus

0
72

El país llega a esa marca ubicandose en el puesto 11 del ranking mundial a pesar de haber padecido la cuarentena más larga y estricta que llevó a la miseria a millones de compatriotas. En el gobierno nadie se hace cargo del desastre sanitario y social generado por sus erráticas medidas, que incluyeron vacunación VIP, represión policial y cierre total de comercios durante meses. La autoprofecia cumplida del presidente.

Por Carlos Castilla

Los expertos: Ginés González, Vizzotti y Fernández

Este miércoles se reportaron 614 nuevas muertes y otras 19.697 fueron diagnósticadas con coronavirus en las últimas 24 horas en la Argentina, con lo que suman 100.250 los fallecidos registrados oficialmente a nivel nacional y 4.702.657 los contagiados desde el inicio de la pandemia, informó el Ministerio de Salud.

La cartera sanitaria indicó que son 5.092 los internados con coronavirus en unidades de terapia intensiva, con un porcentaje de ocupación de camas de adultos de 62,2%% en el país y del 60,1%% en el Área Metropolitana Buenos Aires.

A esta lamentable cifra de fallecidos se llega luego de un conjunto de maniobras erráticas llevadas a cabo por el Gobierno en casi 16 meses que exceden a la propia pandemia.

Recordando los primeros meses de su gestión, el 23 de enero de ese año, el entonces ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, minimizaba el impacto que el nuevo coronavirus -aún no había sido declarado pandemia- podía tener en nuestro país. “No tenemos ninguna posibilidad de que sea un caso importado”, dijo en La Red. Y poco después, redobló la apuesta en una entrevista que brindó a C5N: “Estoy mucho más preocupado por el dengue que por el coronavirus”.

Para Ginés González García -según expresó al Canal 12 de Córdoba tiempo después- el virus “comenzó con la clase media y media alta que viajaba”.

El presidente Alberto Fernández dio una improbable receta para combatir el virus. El 12 de marzo, señaló en una entrevista con Radio Mitre: “Según dicen todos los informes médicos del mundo, muere a los 26 grados. El 15 de marzo se suspendieron las clases en forma presencial, los chicos recién volvieron a clases presenciales en 2021.

El 19 de marzo Alberto Fernández anunció el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) en todo el país. Suprimiendo derechos y libertades que están garantizados en la Constitución Argentina, con excesos de represión por parte de fuerzas de seguridad como el caso de Astudillo Castro o la policía de Insfran en Formosa.

El 11 de abril, durante una entrevista con el canal Net, el presidente lanzó un par de frases que, vistas desde hoy, suenan como una profecía autocumplida: “Yo no podría vivir en paz sabiendo que pudiendo evitar una muerte, deje que esa muerte ocurra. No quiera pensar lo que sería en mi conciencia dejar que mueran 40 mil”. Y más tarde, señaló: “Prefiero tener un 10% más de pobres que 100 mil muertos en la Argentina”.

La profecia de Fernández hoy se terminó de superar en las dos falsas posibilidades que planteaba, hay mucho más de 10 % más de pobres y logró la marca de las 6 cifras de muertes, que lamentablemente se seguirán incrementando por la incompetencia e incapacidad para gestionar por parte de la actual administración.

Luego vendrían distintos episodios con la llegada de vacunas, donde nunca quedó claro porque algunas si y otras no, el vacunatorio VIP para funcionarios y familiares junto con la vacunación temprana a los militantes progubernamentales más jóvenes haciendo selfies con las dosis de vacunas que les correspondían a pacientes de riesgo, redondeando una gestión errática y lamentable.