El Gobierno japonés extenderá el estado de emergencia en la capital del país por el aumento de los contagios.

Japón anunció hoy que extenderá un estado de emergencia en Tokio por un aumento de casos de coronavirus provocado por la variante Delta y que los Juegos Olímpicos (JJOO) que comienzan en dos semanas se realizarán sin público.

La decisión inédita sobre los JJOO fue adoptada dos semanas antes de su inicio, el 23 de julio, durante una reunión de los organizadores en la que estuvo el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, quien llegó hoy a Japón.

La presencia de público llegado del extranjero ya había sido prohibida hace meses, y las nuevas medidas implican que todas las competencias serán sin espectadores, tanto bajo techo como en exteriores. “No habrá espectadores” en los Juegos, dijo la ministra para los JJOO, Tamayo Marukawa, en conferencia de prensa.

Horas antes, el primer ministro Yoshihide Suga dijo que un fuerte rebrote de coronavirus que azota a Tokio se debe a la más contagiosa variante Delta y decretó que la capital y su zona metropolitana seguirán en estado de emergencia desde el lunes próximo.

El estado de emergencia, que expiraba el domingo, se extenderá hasta el 22 de agosto, dijo Suga. Los Juegos Olímpicos finalizan el 8 de agosto, y los Juegos Paralímpicos comienzan el 24 de agosto.

“Tomando en consideración el impacto de la variante Delta, y a fin de evitar que el resurgimiento de las infecciones se propague por el país, necesitamos reforzar las medidas de prevención contra el virus”, declaró Suga.

La variante Delta se identificó este año primero en la India, donde causó un brote calamitoso que ya está remitiendo, y expertos dicen que es extremadamente contagiosa.

El premier, quien estaba a favor de que hubiera público en los eventos deportivos de los JJOO, insinuó en su intervención que podrían celebrarse a puertas cerradas. “Ya he dicho que no dudaré en no tener espectadores”, dijo.

La decisión se confirmó algunas horas más tarde luego de la reunión entre todas las partes afectadas, incluyendo el COI, la ministra Marukawa y la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike.

“Muchas personas querían ver los juegos en las sedes, y me gustaría que (ahora) todas disfruten a pleno ver los juegos por televisión desde casa”, declaró Koike en la conferencia de prensa posterior a la reunión.

Se esperan unos 11.000 deportistas de cerca de 200 países en los Juegos de Tokio, que fueron aplazados el año pasado a causa de la pandemia. También llegarán a Japón 4.000 atletas paralímpicos, así como miles de funcionarios, jueces, periodistas y sponsors.

Hace apenas dos semanas, los organizadores locales y el COI habían acordado permitir que los estadios y otras sedes de los JJOO admitieran público al 50% de su capacidad, con un máximo de 10.000 personas. El COI ha dicho que más del 80% de los residentes en la Villa Olímpica será vacunado.

“Es extremadamente lamentable que los Juegos se realicen de manera tan limitada ante la propagación de las infecciones por el nuevo coronavirus”, dijo Seiko Hashimoto, presidenta del Comité Organizador, en la conferencia de prensa.

“Lo lamento mucho por la gente con entradas y por los residentes locales que ansiaban (presenciar) los Juegos”, agregó, informó la agencia de noticias japonesa Kyodo.

La gobernadora Koike dijo que los organizadores decidirán en un futuro cercano cuántos espectadores se admitirán en las sedes de los Juegos Paralímpicos.

Tampoco habrá público en la ceremonia inaugural en el Estadio Nacional de Tokio, que tradicionalmente es el evento más mirado de los JJOO.

Horas antes, el ministro japonés encargado de la gestión de la pandemia, Yasutoshi Nishimura, había advertido que “el número de nuevos casos sigue aumentando en Tokio”.

“Con el aumento del movimiento de personas, la variante Delta, más infecciosa, representa ahora alrededor del 30% de los casos. Se espera que esta cifra siga aumentando”, añadió Nishimura.

Autoridades de Tokio informaron hoy 896 casos de coronavirus en las últimas 24 horas, por encima de los 673 de hace una semana. La ciudad informó ayer 920, la mayor cifra desde el 13 de mayo pasado, cuando hubo 1.010.

El número generó tanta alarma que las autoridades municipales de la capital japonesa anunciaron ayer mismo la cancelación” del relevo de la antorcha olímpica en las vías publicas de Tokio. No está claro aún cómo ingresará la antorcha a la ceremonia de apertura.

Aunque el archipiélago japonés se vio relativamente poco afectado por la pandemia de Covid-19, con unas 14.900 muertes y 810.000 casos registrados oficialmente desde principios de 2020, su programa de vacunación avanza muy lentamente.

Poco más del 15% de la población se ha vacunado por completo hasta ahora, comparado con y los expertos temen que la variante Delta pueda provocar una nueva ola que sature los hospitales de Japón.