El mandatario chino encabezó una cumbre mundial y manifestó su preocupación por los cambios provocados por el coronavirus en el planeta.

El presidente Xi Jinping se comprometió este martes a “promover la cooperación” y “el desarrollo de los pueblos” a través del multilateralismo y nunca “el hegemonismo o la construcción de zonas de influencia”, al encabezar una cumbre con partidos políticos y líderes de todo el mundo como parte de las celebraciones del centenario del Partido Comunista Chino (PCCh).

En el discurso de apertura de la cumbre, en la que también participó el presidente Alberto Fernández como titular del Partido Justicialista, el mandatario chino destacó que “el mundo está viviendo fuertes cambios y está intentando enfrentar los desafíos de la Covid-19 y recuperarse”.

“Estamos viviendo momentos de mayor aislamiento, de desconexión y de juego de suma cero. Pero frente a los retos comunes, ningún país se puede salvar solo y necesitamos vivir en armonía”, pidió.

Centenario del Partido Comunista Chino

Con ese objetivo, propuso apoyarse en “el multilateralismo” y “oponerse al ejercicio del unilateralismo, del hegemonismo y de la fuerza para solucionar los asuntos internacionales, que en cambio deben ser decididos por todos los países”

“El PCCh nunca buscará el hegemonismo o la construcción de zonas de influencia”, afirmó Xi y desató una ola de aplausos de los dirigentes mundiales que lo escuchaban, según la transmisión del canal local CGTN.

El anfitrión no mencionó a Estados Unidos, la mayor potencial mundial actual que en los últimos años ha identificado a su país como una de las principales fuentes de amenazas a su seguridad nacional, pero el mensaje estuvo claramente dirigido a contraponerse con el liderazgo global de la Casa Blanca.

“Cada pueblo tiene derecho a adoptar su propio camino de desarrollo, su propio sistema político. No hay una sola manera para ejercer la democracia, sino que son diversas. El derecho de juzgar si un país es democrático o no recae sobre sus pueblos, no afuera“, aseguró, sin mencionar explícitamente la política de sanciones de Estados Unidos y las potencias europeas contra dirigentes de su país por cuestionamientos a los derechos humanos y la interferencia en la semi autonomía de Hong Kong.

Ni un contagiado más: ¿Cómo logró China parar la pandemia del coronavirus?

“En la actualidad no existen pocos obstáculos a la globalización económica, pero la cooperación económica con los países no va a cambiar. El PCCh tiene la mejor voluntad de intercambiar experiencias sobre su modernización”, agregó.

Pero excepto por algunas críticas veladas como esta, Xi se concentró en un mensaje propositivo e hizo hincapié en los proyectos o la cooperación que más han avanzando.

“China brindará todo el apoyo a la lucha contra la Covid y trabajará para que las vacunas estén disponibles”, destacó sobre uno de los puntos más sensibles del momento, cuando aún el acceso a las dosis es muy deficitario en la mayor parte de los países de ingresos medios y bajos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El reclamo por un acceso más igualitario de las vacunas contra el coronavirus fue una parte central del discurso del presidente de Sudáfrica y titular de su partido, el Congreso Nacional Africano, Cyril Ramaphosa.

“Mientras la pandemia de coronavirus nos siga azotando, desde el partido del Congreso Nacional Africano hacemos un llamado a la solidaridad, a la compasión internacional. Debemos usar nuestras instituciones multilaterales para achicar la brecha entre países pobres y ricos en el acceso a vacunas y suministros médicos contra la Covid-19. Debemos asegurar que a ninguna persona se le puede negar el acceso a la vacuna por donde vive o quien es”, aseguró el mandatario.

Como Xi, Ramaphosa no mencionó a ningún país en sus críticas, pero mandó un mensaje claro contra los Gobiernos que se oponen a la liberación temporal de las vacunas para frenar la pandemia, principalmente Alemania, la Unión Europea, Suiza, Reino Unido, entre otros.

“Debemos trabajar en contra del nacionalismo de vacunas. no solo porque no es ético, sino porque retrasará durante años el final de esta pandemia. Y mientras tanto, nosotros los países africanos vamos a buscar desarrollar nuestras propias vacunas”, agregó.

Coronavirus: de la emergencia en Estados Unidos a la situación en América

Poco después, le tocó el turno al expresidente y viceministro del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitri Medvedev.

Se concentró en destacar que la relación bilateral con China está “en su mejor momento” y se sumó al discurso multilateral de Xi y sus críticas veladas a las potencias occidentales.

“Nos hemos apoyado mutuamente en la lucha contra la pandemia. Al igual que China, Rusia hizo todo lo posible para no abandonar a los países más afectados por la pandemia. garantizamos canales de acceso incluso a los países golpeados por sanciones”, aseguró en una referencia indirecta a Estados aliados como Venezuela e Irán, que recibieron vacunas rusas o sellaron acuerdos para producirlas, pese a las restricciones financieras y políticas impuestas por Estados Unidos.