Todas aquellas personas que salgan del país a partir de este jueves, deberán cumplir con esta medida.

Los bonaerenses que viajen al exterior desde este jueves deberán hacer a su regreso un aislamiento obligatorio durante cuatro días en un hotel, con costo a cargo del turista y, luego, completar el período de siete días en su domicilio, de acuerdo con una resolución que fue oficializada hoy por el Poder Ejecutivo provincial.

Así lo dispuso la Resolución 192 de Jefatura de Gabinete y del Ministerio de Salud bonaerense publicada en el Boletín Oficial, que tiene como propósito retrasar el ingreso de la variante delta del coronavirus.

Fuentes del Gobierno bonaerense aclararon que aquellos viajeros que hayan dejado el país antes de este jueves “deben realizar 7 días de aislamiento obligatorio en sus domicilios como ya estaba indicado”.

“Establecer que aquellas personas que tengan domicilio o residencia permanente o transitoria en la provincia de Buenos Aires y resulten negativo en la prueba para SARS- CoV-2 deberán cumplir con el aislamiento obligatorio por el término de cuatro días en los hoteles, albergues o establecimientos habilitados al efecto, completando dicho aislamiento en sus domicilios declarados por el término de tres días adicionales”, indica la norma.

En la medida, además, se aclaró que los costos de transporte, comida y/o la estadía en los lugares de aislamiento obligatorio “deberán ser asumidos por la persona que ingresa al país y el pago se hará efectivo directamente en el hotel, albergue o establecimiento”.

El traslado será inmediato a la llegada al país y será propio o rentado a cargo de los pasajeros. En los distintos puntos de ingreso a la Argentina -aeropuertos de Ezeiza y San Fernando, y terminal fluvial de Puerto Madero- habrá un puesto de información del Gobierno bonaerense para brindar asistencia a los pasajeros que regresen del exterior, precisó el Gobierno bonaerense.

Se recalcó asimismo que “las personas que arriben al país desde el exterior que no cumplan el aislamiento, serán pasibles de las sanciones previstas en el Decreto Ley N° 8841/77, conforme el procedimiento establecido en los Decretos N° 3707/98 y N° 1/21”, lo que implica multas de hasta $4.300.000.

Desde el Poder Ejecutivo se precisó que se fiscalizará el cumplimiento del aislamiento y, en caso de detectar un incumplimiento, se labrará un acta y se realizarán dos denuncias: una penal por atentado contra la salud pública; y otra ante un Juzgado de Paz por infracción a la normativa provincial.

A la vez, se precisó que “estarán excluidas del cumplimiento del aislamiento obligatorio en los hoteles, albergues o establecimientos habilitados, las personas que se encuentren exceptuadas en virtud de las disposiciones dictadas por la autoridad migratoria nacional o por la autoridad sanitaria nacional, siempre que den cumplimiento a las condiciones y protocolos que dichas autoridades dispongan”.

Para poder dar cumplimiento a la resolución, el Gobierno creó un registro de “Hoteles y Establecimientos para la Gestión de la Pandemia”, en el cual deberán inscribirse los hoteles, albergues o establecimientos habilitados para el alojamiento de personas.

Los hoteles, albergues o establecimientos habilitados para el alojamiento de personas, deberán inscribirse a través del sitio web https://www.gba.gob.ar/ y completar toda la información solicitada en dicho registro.

Previo a retornar al país, el viajero bonaerense tendrá que completar en el formulario electrónico de la Dirección Nacional de Migraciones los datos del hotel y del domicilio en el cual cumplirá el periodo de aislamiento.

En ese sentido, el jefe de gabinete bonaerense, Carlos Bianco, aclaró que “esto rige a partir de hoy” y detalló que “las y los bonaerenses que salgan de la Argentina, tendrán que firmar dos declaraciones juradas: la de Migraciones y una de la provincia de Buenos Aires en donde aceptan realizar -a su vuelta- el aislamiento obligatorio por cuatro días en hoteles y tres más en sus domicilios”.

“Es una medida que tuvimos que tomar porque, en el marco de los controles, detectamos que un porcentaje muy alto de las personas que volvían del exterior no estaba cumpliendo con el aislamiento obligatorio. Íbamos, tocábamos el timbre en la casa y la persona estaba trabajando o paseando”, graficó el funcionario en declaraciones a A24.

Sostuvo que “en esta situación, con cepas tan contagiosas, nos parece grave e irresponsable y, por eso, tuvimos que tomar estas medidas más estrictas”.

En igual tono, el ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollan, expresó que desde el Gobierno bonaerense se quiere “embromar lo menos posible” a las personas que se hayan ido de viaje al exterior y remarcó que “la voluntad es preservar la salud de la gente”.

“No tenemos nada con el que se fue por turismo o trabajo, pero tenemos que proteger a la población argentina de las variantes que están entrando”, dijo.

En los fundamentos de la norma se recordó que en diversos operativos de inspección realizados por la Dirección Nacional de Migraciones, se detectó que un 38% de las personas no cumplía con el aislamiento obligatorio.

Argentina inicia sus 12 días de aislamiento con 22 contagios locales

Se especificó que la variante delta fue reportada a la fecha en 85 países y diversos estudios acuerdan que tiene mayor contagiosidad y transmisibilidad que las otras variantes de la enfermedad.

En la resolución también se planteó que “se estima que es entre un 50% y un 70% más contagiosa que la variante alpha y existe evidencia que demuestra que demanda mayores cantidades de oxígeno, tratamiento en UTIs y conllevan mayores probabilidades de fallecimiento de las personas contagiadas”.

“En este contexto, deviene necesario impulsar todas las medidas administrativas necesarias para evitar el ingreso y la propagación de las nuevas variantes del virus, con el objetivo de permitir el avance de la inmunización generada por la campaña de vacunación y evitar la necesidad de adoptar mayores medidas restrictivas de la circulación de la población”, se expresó.