Con esta medida, el presidente ibérico aseguró que busca “restablecer la convivencia” con Cataluña.

El Gobierno español aprobó este martes indultar a los nueve líderes separatistas catalanes encarcelados por el intento de secesión de 2017, con la meta de “restablecer la convivencia” en Cataluña y en España e iniciar una “nueva etapa” que ponga fin al enfrentamiento, anunció el presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez.

“Con esta acción queremos abrir una nueva etapa de diálogo, de reencuentro, y cerrar de una vez por todas la división y el enfrentamiento”, dijo Sánchez en una breve comparecencia en el Palacio de la Moncloa, la sede del Gobierno, minutos después de que su gabinete aprobara los indultos. “Encontraremos dificultades en el camino, pero creo que merece mucho la pena intentarlo”, agregó.

El mandatario dijo que los polémicos indultos, rechazados por la oposición, por la mayoría de los españoles e incluso por el Gobierno independentista catalán, son parciales, conmutan las penas de prisión pero mantienen las de inhabilitación y quedan condicionados a que los beneficiados no cometan un delito grave durante un periodo de tres a seis años.

Los nueve indultados, entre ellos varios miembros del Gobierno catalán como el expresidente fugado Carles Puigdemont y la ex presidenta del Parlamento regional, fueron condenados en octubre de 2019 a penas de cárcel de entre nueve y 13 años por su participación en el fallido intento de independizar a Cataluña de España.

La decisión debe cumplir todavía unos pasos administrativos, pero debería hacerse efectiva rápidamente. La derecha española, que sacó en Madrid el 13 de junio a decenas de miles de personas contra los indultos, acusa a Sánchez de buscar mantenerse en el poder, ya que su Gobierno minoritario precisa del apoyo de parte de los independentistas en el Congreso.

Pablo Casado, líder del principal partido de la oposición, el Partido Popular (PP), de derecha, anunció hoy que su fuerza política recurrirá los indultos ante el Tribunal Supremo, que ya se manifestó contra ellos, informó la agencia de noticias DPA.

Los líderes de los partidos liberal Ciudadanos y de Vox también anunciaron hoy su intención de presentar recursos contra la decisión del Gobierno.

Los perdones tampoco satisfacen a los independentistas, en el poder en Cataluña, quienes exigen una amnistía, un extremo que implicaría borrar los delitos cometidos, y la celebración de un referéndum de autodeterminación, algo que Madrid rechaza.

“Es la hora de poner fin a la represión y de un referéndum acordado y que cuente con el aval internacional, como desea una amplísima mayoría de la población de Cataluña”, aseguró el presidente catalán, Pere Aragonés, del partido Izquierda Republicana de Cataluña (ERC), en Barcelona, la capital catalana.

La medida de gracia además, es rechazada por el 53% de la ciudadanía española, según un sondeo reciente.