“Reacción conservadora”, la escandalosa web de escrache que solo duró unas horas en línea

0
157

Creada por un grupo de activistas pro-ideología de género que reconocen ser financiados por la tristemente conocida IPPF, el efímero sitio contaba con una “lista negra” donde marcaba y daba detalles de la vida personal sobre cientos de ciudadanos a los que acusaba de ser conservadores o “provida”. Fuerte repudio de periodistas, políticos de la oposición y ciudadanos en las redes.

Los partidos de oposición, instituciones religiosas y educativas, todos en la mira de la efímera web

“Aquí se pueden encontrar personas y organizaciones y sus relaciones identificables con la reacción conservadora”, rezaba el sitio web según contaba su vocera Ingrid Beck en Twitter -quien tiene su pasado en la satira y no en el periodismo de investigación- y afirmaba que fue el resultado del financiamiento de la organización internacional proaborto IPPFRHO, que “Se hizo cargo de todos los costos” de una “investigación” de dos años, detallaba la activista en las redes antes de bloquear su propia cuenta.

Ingrid Beck, Flor Alcaraz, Paula Hernández, Paula Rodríguez, Juan Elman y Soledad Vallejos decían haber recopilado durante dos largos años información sobre cientos de personas de diferentes profesiones y relevancia pública y cuestionadas como disidentes a la ideología de género. Sus archivos incluían instituciones educativas, religiosas y políticas.

Al mejor estilo de fichas de inteligencia de los servicios, la búsqueda de “los disidentes” podía hacerse a partir de distintos filtros: por actividad (redes sociales, partidos políticos, iglesias, medios, poderes del Estado, think tanks, organizaciones de la sociedad civil, entre otros), territorio, o individualmente o por nombre. Al cliquear en cada foto, el “grupo de tareas” comandado por Ingrid Beck se dedicó a ponerle la biografía correspondiente y su red de vínculos, inclusive parejas y amistades.

Entre las listas de escrachados figuraban militantes de partidos políticos, todos de la oposición, entre ellos la UCR que provocó la reacción del diputado Mario Negri.

Este es el comienzo de una persecución, dijo la diputada de Juntos por el Cambio (PRO), Carmen Polledo, “La reacción que debería darse es la del sistema judicial. Veremos #ListasNegras #Nazis“, dijo Carmen Polledo de Juntos por el cambio, que luego sacó un comunicado repudiando la confección de listas negras en democracia.

El tema fue tomando mayor dimensión cuando el periodista Jorge Lanata cuestionó que en los medios del grupo Clarín no se dijera nada del tema y lo relacionó con la actuación censora de las “editoras de género” del grupo. El periodista no se equivocaba, la activista Marina Abiuso había avalado los “informes” y posteó que eran una “herramienta indispensable”, luego horas después de ver las reacciones que invocubraban a alguna gente conocida, pero la mayoría de los marcados eran ciudadanos comunes borraría su posteo y lo reemplazaría por otro donde decía no avalar los escraches.

El tema se instaló fuerte en las redes: #LaGestapoArgentina y #LaEditoraNaziDeTN fueron Trending Topic en Argentina.

Para finalizar el informe vale recordar que Ingrid Beckinschtein (Beck), junto a Abiuso, Vallejos y otras 5 personas tienen patentado “Ni una menos” como marca desde 2015, al igual que este frustrado portal financiado por IPPF, para les activistes todo es solamente un lucrativo negocio.