Postergaron el vencimiento del impuestos sobre Bienes Personales y Ganancias

0
67

Los vencimientos para personas humanas de los impuestos a los Bienes Personales y a las Ganancias, que están previstos a partir de la próxima semana, fueron postergados, según anticiparon fuentes oficiales.

Si bien la fecha no está definida, desde la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos) confirmaron que la postergación de vencimientos será hasta la segunda quincena de julio.

“La extensión garantiza un plazo razonable para que los contribuyentes y sus asesores contables puedan elaborar las declaraciones juradas con los nuevos aplicativos”, indicaron fuentes consultadas.

La decisión había sido anticipada por autoridades de la AFIP a la Federación de Profesionales de Ciencias Económicas el mes pasado.

El aplicativo de Impuesto sobre los Bienes Personales ya está listo y será difundido en los próximos días; por su parte, el de Ganancias será puesto a disposición de los profesionales para realizar pruebas y estará disponible en las próximas semanas.

Para el impuesto a los Bienes Personales correspondiente a 2020, el Gobierno decidió -al no promover ninguna ley en el Congreso- no hacer modificaciones respecto de las bases que rigieron por el año 2019, aun cuando el año pasado hubo una inflación de 36,1% y un aumento del 43,5% en el valor del dólar cuya cotización se usa para valuar los bienes en la determinación de este tributo. Esa desactualización de la base imponible hará que más personas queden alcanzadas por la carga tributaria.

Están alcanzados quienes al 31 de diciembre pasado tenían patrimonios valuados (según las normativas del impuesto) en al menos $2 millones. Se exceptúa, desde 2019 y por una reforma legal, la vivienda, hasta un monto de $18 millones. El valor de la alícuota tiene una base de 0,5% y se incrementa a medida que es mayor el patrimonio (rigen cuatro tasas).

Entre los activos gravados están los inmuebles, los vehículos (hasta los 5 años desde la adquisición), las tenencias de billetes (pesos o moneda extranjera), los saldos en cuentas corrientes, los bienes en el exterior. Y se excluyen, por ejemplo, los depósitos bancarios a plazo fijo y los títulos públicos.