Los NFT revolucionan las casas de subastas y el arte digital, de qué se tratan estos activos

0
82

Las tradicionales casas como Sotheby’s y Phillips lanzaron el mes pasado las subastas NFT, en busca de tomar posiciones ante la evolución de esta tecnología que sacude ya al mercado del arte.

Las casas de subastas apuestan al arte digital y a los NFT como estrategia comercial, el récord de venta de la obra digital del artista estadounidense Beeple, subastada por 69,3 millones de dólares en marzo por Christie’s, puso en foco el cambio de estrategia comercial del mercado de las casas como Sotheby’s y Phillips que lanzaron en abril y ahora para mayo, subastas NFT (token no fungible) dedicadas a captar nuevos clientes en el segmento emergente del arte digital y las criptomonedas.

Los cinco principales mercados de NFT pueden generar más de 15 millones de dólares en volumen en 24 horas, destaca el medio especializado DappRadar.

Qué son y cómo funcionan

Los tokens no fungibles o NFT son activos criptográficos en blockchain con códigos de identificación únicos y metadatos que los distinguen entre sí. A diferencia de las criptomonedas , no se pueden negociar ni intercambiar en equivalencia.

Los NFT, desconocidos hasta hace poco tiempo, otorgan autenticidad y trazabilidad a un objeto virtual (imagen, foto, video o fragmento musical), por medio de la tecnología conocida como blockchain, utilizada en criptomonedas como el bitcoin, explicó DappRadar.

Son representaciones digitales de activos y se han comparado con pasaportes digitales porque cada token contiene una identidad única e intransferible para distinguirlo de otros tokens. También son extensibles, lo que significa que puede combinar una NFT con otra para “generar” una tercera NFT única.

Al igual que Bitcoin, los NFT también contienen detalles de propiedad para una fácil identificación y transferencia entre los titulares de tokens. Los propietarios también pueden agregar metadatos o atributos relacionados con el activo en las NFT. Por ejemplo, las fichas que representan los granos de café se pueden clasificar como comercio justo. O los artistas pueden firmar su obra de arte digital con su propia firma en los metadatos

Obras tradicionales de arte como pinturas son valiosas porque son únicas. Pero los archivos digitales pueden ser duplicados con facilidad una y otra vez.

Con los NFT, el arte puede ser tokenizado para crear un certificado digital de propiedad que puede ser comprado y vendido. Como con las criptomonedas, un registro de quién posee lo que está almacenado en un libro de contabilidad compartido como el blockchain.

Los registros no pueden ser falsificados porque el libro en cuestión es mantenido por miles de computadoras alrededor del mundo.

El mercado

Los NFT también pueden contener contratos inteligentes (smart contracts) que podrían proporcionar al artista, por ejemplo, una parte de una venta futura del token.

En teoría, cualquiera puede tokenizar su trabajo para venderlo como un NFT pero el interés ha crecido a raíz de noticias sobre ventas multimillonarias.

El 19 de febrero, un Gif de Nyan Cat, el famoso meme de 2011 de un gato con cuerpo de galleta volando, se vendió por más de US$500.000.

Pocas semanas después, la cantante canadiense Grimes vendió una colección de obras digitales por más de US$6 millones. Pero no solo se está vendiendo arte a través de los NFT. El fundador de Twitter Jack Dorsey vendió su primer tuit en la red social por US$2,9 millones.

La venta del collage digital “Everydays” del estadounidense Mike Winkelmann, conocido como Beeple, fue el inicio de la adquisición de estos objetos de colección inmateriales con los token no fungibles. La subasta “atrajo a un 91% de coleccionistas que nunca habían pujado en Christie’s, y un 58% de ellos tenían entre 25 y 40 años”, señala AFP.

El collage de las 5.000 piezas.
Las 5.000 piezas de arte en el collage de Beeple que se vendió por millones.

Este mercado está ligado al universo de las criptomonedas y cuenta con sus propias plataformas de intercambio, como Nifty Gateway o OpenSea, creadas al margen del mundo del arte.

La apertura hacia el NFT llega a las casas de subastas tras un año de pandemia que las obligó a acelerar su transición digital, al no poder mantener sus ventas habituales en salas y aunque también pretenden atraer a los coleccionistas más tradicionales hacia el NFT, “la prioridad es captar a estas nuevas fortunas, ‘geeks’ convertidos en millonarios gracias a la ascensión vertiginosa de las criptomonedas”, señala AFP.

En Economía, un activo fungible es algo con unidades que se pueden intercambiar fácilmente, como dinero. Con dinero, uno puede intercambiar un billete de 10 pesos por dos de cinco y tendrá el mismo valor. Sin embargo, si algo no es fungible, eso es imposible: significa que tiene unas propiedades únicas, por lo que no puede ser intercambiado.

Podría ser una casa, o una obra de arte como la Mona Lisa, que es única. Uno podría tomar una fotografía de la pintura o comprar una copia pero solo existirá un cuadro original. Los NFT son un activo “inimitable” en el mundo digital que puede ser comprado y vendido como cualquier otro tipo de propiedad, pero no tienen forma tangible en sí mismos.

Estos tokens digitales pueden ser entendidos como certificados de propiedad de activos virtuales o físicos. Esto se diferencia de los tokens fungibles como las criptomonedas, que son idénticas entre sí y, por lo tanto, pueden utilizarse como medio para transacciones comerciales.

La construcción distinta de cada NFT tiene el potencial para varios casos de uso. Por ejemplo, son un vehículo ideal para representar digitalmente activos físicos como bienes raíces y obras de arte.

Debido a que se basan en cadenas de bloques, las NFT también se pueden utilizar para eliminar intermediarios y conectar a los artistas con las audiencias o para la gestión de identidades. Las NFT pueden eliminar intermediarios, simplificar transacciones y crear nuevos mercados.

A futuro

Sin duda, la idea de representaciones digitales de activos físicos no es nueva ni el uso de identificación única. Sin embargo, cuando estos conceptos se combinan con los beneficios de una cadena de bloques de contratos inteligentes a prueba de manipulaciones, se convierten en una potente fuerza de cambio.

Quizás, el beneficio más obvio de las NFT es la eficiencia del mercado. La conversión de un activo físico en digital agiliza los procesos y elimina intermediarios.

Las NFT que representan obras de arte digitales o físicas en una cadena de bloques eliminan la necesidad de agentes y permiten a los artistas conectarse directamente con sus audiencias. También pueden mejorar los procesos comerciales

Si el bitcoin fue aclamado como la respuesta digital a las divisas, los NFT son ahora considerados la respuesta digital a las piezas de colección.

Pero hay muchos escépticos que consideran que es una nueva burbuja a punto de explotar y como ocurre con las criptomonedas, hay preocupaciones sobre el impacto medioambiental de mantener el blockchain.