Se ratifica el paro docente en reclamo del “sostenimiento del vínculo pedagógico a distancia” para prevenir los contagios, dicen los gremialistas pero tampoco darán las clases virtuales.

El gremio docente UTE-Ctera resolvió continuar hoy la medida de fuerza en “repudio” al fallo de la Corte Suprema de Justicia, que falló ayer a favor del Gobierno porteño en relación a las clases presenciales, mientras que Ademys anunció que sostendrá “el plan de lucha”, en tanto, ya tienen votado en asamblea un paro para mañana.

Ayer, la Corte falló a favor del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) y avaló la autonomía porteña en la demanda contra el decreto de necesidad y urgencia (DNU 241/2021) que, como una de las medidas sanitarias determinó la suspensión de clases presenciales en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA)

En el caso de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), capítulo porteño de Ctera, consideró que el fallo “habilita a Larreta a hacer campaña a costa de la salud y la vida”.

La Corte Suprema de Justicia falló a favor de Larreta y los docentes  porteños recrudecen su reclamo – Negocios & Política

La determinación del gremio fue ratificar el paro docente para hoy en reclamo del “sostenimiento del vínculo a pedagógico a distancia” por razones epidemiológicas, y al mismo tiempo reclamar “dispositivos y conectividad para garantizar la educación”.

Además, desde UTE-Ctera insistieron con el reclamo de que el Gobierno porteño cese “la persecución” a los docentes que hasta ahora adhirieron a la medida de fuerza en el distrito, como así también a las familias que resolvieron no enviar a sus hijos a las aulas.

En un comunicado difundido anoche, el sindicato docente acusó a los integrantes del máximo tribunal de emitir un fallo “que no es una medida a favor de la presencialidad” sino “un atentado contra el dispositivo sanitario del gobierno nacional que, a la luz de los contagios que genera la circulación, dispuso medidas sanitarias para reducir los casos”.

En otro párrafo del documento, UTE-Ctera señaló que “el martes 4 de mayo será recordado como el día en que, mientras quedan apenas 41 camas de terapia intensiva en toda la Ciudad de Buenos Aires, la Corte Suprema decidió que la salud vale menos que la campaña política de Horacio Rodríguez Larreta”.

Por otro lado, desde el sindicato Ademys, la Asociación de Enseñanza Media y Superior, anunciaron que la decisión que primaba entre la conducción era el “rechazo al fallo de la Corte” y la continuidad de las medidas.

“Rechazamos el fallo de la Corte Suprema y planteamos la continuidad del plan de lucha”, subrayó la secretaria de prensa de Ademys, Marisabel Grau, ante la consulta de esta agencia.

Otro de los representantes del mismo gremio, el secretario adjunto Jorge Adaro, definió al fallo del máximo tribunal sobre el DNU 241/2021 que había dictado el Ejecutivo como una demostración de la “subordinación” de la Corte a la “política criminal del gobierno de Larreta en relación a la educación”.

Adaro, en relación a eventuales medidas, adelantó que “el jueves (por mañana) habrá una nueva acción de paro” que estará acompañada por la realización de “una caravana” en vehículos que irá primero hasta la jefatura de la Ciudad de Buenos Aires, en el barrio de Parque Patricios, y desde allí hacia la localidad de Garín, con la intención de “exigir la incautación de esas vacunas para que estén al servicio de la población”.