Se trata de una propuesta de India y Sudáfrica que fue sumando apoyo entre el sector progresista de Occidente. El Gobierno de Joe Biden dio este miércoles un giro de 180 grados en su posición y apoyó la exención de las patentes de las vacunas contra el coronavirus.

Los embajadores de los países de la Organización Mundial del Comercio (OMC) reanudaron este miércoles discusiones sobre la propiedad intelectual de las vacunas contra el coronavirus, en medio de una creciente presión sobre los países ricos para que se liberen las patentes a fin de hacer frente a la pandemia.

El Consejo General del organismo de comercio de la ONU retomó el análisis de una exención temporal de las reglas que protegen la propiedad intelectual de las vacunas contra el Covid-19 que fue propuesta en octubre por Sudáfrica e India y que fue ganando apoyo en el mundo en desarrollo y entre algunos legisladores progresistas en Occidente.

Los autores de la propuesta, que enfrentan la resistencia de muchos países con industrias farmacéuticas y biotecnológicas influyentes, la han estado revisando con la esperanza de hacerla más aceptable.

No se espera que surja un consenso, que se requiere según las reglas de la OMC, de la reunión de dos días de los embajadores en la sede del organismo en Ginebra, Suiza, informó la cadena de noticias CNN.

Quienes impulsan la propuesta expresaron su esperanza en que ésta sea aceptada luego que la máxima enviada comercial de EEUU, Katherine Tai, dijera el mes pasado que la enorme desigualdad en el acceso a vacunas entre los países desarrollados y en desarrollo era “completamente inaceptable”.

Tai dijo que no debían repetirse los errores de la respuesta global a la pandemia del VIH. El Gobierno del presidente estadounidense Joe Biden admitió que estaba “evaluando” la propuesta sobre liberación de las patentes de las vacunas, que recibió el apoyo de 170 personalidades mundiales.

Finalmente, hoy la administración Biden dio un giro de 180 grados en su posición y apoyó la exención de las patentes de las vacunas contra el coronavirus, un pedido que hasta ahora las principales potencias del mundo y fabricantes de los inoculantes rechazaban en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

“Se trata de una crisis sanitaria mundial, y las circunstancias extraordinarias de la pandemia de Covid-19 exigen medidas extraordinarias. El Gobierno cree firmemente en las protecciones de la propiedad intelectual, pero, en aras de poner fin a esta pandemia, apoya la exención de esas protecciones para las vacunas contra el covid-19”, aseguró la representante comercial estadounidense Katherine Tai en un comunicado, citado por la agencia de noticias Sputnik.

La discusión, enmarcada en un viejo debate sobre las protecciones de propiedad intelectual, se centra ahora en levantar las patentes, regalías y protecciones al diseño industrial e información confidencial para ayudar a expandir la producción y el desarrollo de las vacunas en situaciones de desabastecimiento.

El objetivo es suspender las normas durante varios años, los suficientes para combatir y vencer a la pandemia. La cuestión se volvió más urgente con el repunte de contagios de coronavirus en India, el segundo país más poblado del mundo y un productor crucial de vacunas, incluida una que se basa en tecnología occidental.

Trombosis. Vacunas de AstraZeneca y Janssen, ¿qué pasará con ellas?

Entre los que apoyan la propuesta está el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Tedros dice que las exenciones a las patentes forman parte de las herramientas de la OMC e insiste en que no hay mejor momento para usarlas que durante una pandemia como la del coronavirus, única en un siglo, que ya se ha cobrado 3,2 millones de vidas, ha infectado a más de 437 millones de personas y devastado economías.

Los opositores advierten que se trata de una propuesta “contraproducente”, que una exención no constituye una panacea y argumentan que la producción de vacunas Covid-19 es compleja, que no se puede aumentar al aliviar la propiedad intelectual y que levantar las protecciones podría dañar la innovación futura.