El Ministerio de Educación porteño señaló que esperan que “la resolución de la Corte ratifique lo que dice la Constitución”.

La ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, aseguró este lunes que “en la Ciudad siguen creyendo que la presencialidad es esencial y posible porque los protocolos garantizan que las aulas sean seguras para chicos y docentes”, y además señaló que esperan que “la resolución de la Corte ratifique lo que dice la Constitución, que en políticas educativas la Ciudad es autónoma para definir las modalidades”.

En este punto, ratificó la presencialidad para las clases en los niveles inicial y primaria, y el esquema bimodal para la secundaria y la educación para adultos que pasará a un formato virtual, al igual que las escuelas terciarias y los Centros de Formación Profesional, como parte de las medidas para contener los contagios de coronavirus.

Por otra parte, manifestó que “cada provincia tiene la autonomía para decidir” y opinó que solo a “algunas provincias han decidido quitarnos esa autonomía”.

“Antes del primer decreto del Presidente que se suspendía la presencialidad todos habíamos llegado a un mismo punto, me refiero al Gobierno, la oposición, los especialistas de salud, de educación, las familias, los estudiantes, que es que lo último que hay que cerrar son las escuelas y ese acuerdo tenía que ver con evidencia y datos concretos”, señaló la ministra en diálogo con TN.

Asimismo, aseveró que “la tasa de contagios en las escuelas es bajísima porque tenemos protocolos, porque son aulas seguras”.

“Ya nos equivocamos el año pasado anticipando el cierre de las aulas”, sostuvo la funcionaria y añadió: “A los cuatro meses nos dimos cuenta que había sido demasiado temprano entonces este año no podemos cometer el mismo error”.

Sobre los gremios docentes, expresó que solo unos pocos están tomando “medidas de fuerza”, y que el acatamiento de la semana pasada “fue bajísimo”.

“Hoy siguen con medidas de fuerza uno o dos sindicatos, pero la enorme mayoría de docentes están en las aulas”, aseguró.

“Supongo que el costo político es menor cerrando las escuelas que otra actividad económica”, opinó la ministra sobre la decisión del Gobierno Nacional y sostuvo que el gremio de CTERA que está “claramente identificado con el gobierno” es quien sostiene “desde el día uno que no se puede ir a la escuela”.