El gobierno porteño analiza un esquema mixto para la educación y nuevas medidas restrictivas

0
134

El foco estará puesto, durante este miércoles y jueves, “en los efectos de la vacunación” contra el coronavirus “y de las medidas tomadas en las últimas semana” por el Gobierno nacional.


El Gobierno porteño estudia nuevas medidas ante el aumento de casos de coronavirus, entre las que figuran la restricción a los comercios no esenciales con una atención desde la puerta del local, la limitación de las reuniones sociales en las casas y la posibilidad de un sistema de educación que combine la presencialidad para los alumnos del nivel el primario con la virtualidad para los del secundario.

Fuentes del Ejecutivo de la Ciudad indicaron que la implementación de las medidas está atada al comportamiento en las próximas 48 horas de la curva de casos de Covid y al nivel de ocupación de camas en las Unidades de Terapia Intensiva, que en el sector público se ubicó en un 84% mientras que en el privado oscila entre 95% y 100%.

La cartera sanitaria informó que son 5.134 los contagiados internados en unidades de terapia intensiva (UTI) en todo el país, con un porcentaje de ocupación de camas de adultos de 68,3% a nivel nacional y del 77,4% en la Área Metropolitana Buenos Aires.

Así, la situación sanitaria tanto en la Ciudad como en el Área Metropolitana fue evaluada durante una reunión que se realizó en la tarde del martes en Casa de Gobierno entre el jefe de Gabinete nacional, Santiago Cafiero; y sus pares porteño, Felipe Miguel y bonaerense, Carlos Bianco.

Los tres funcionarios coincidieron en que la región está atravesando “una situación difícil con muchos casos y una gran exigencia sobre el sistema de salud“, por lo cual acordaron seguir de cerca los datos epidemiológico y volver a reunirse en 48 horas para “evaluar la posible adopción de nuevas medidas”, según informaron desde el Gobierno porteño.

Al respecto, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, reconoció, durante una conferencia de prensa que si los datos indican que “hay que aumentar las medidas, vamos a proponer aumentarlas, siempre eligiendo aquellas sobre las que tengamos la seguridad que tengan el impacto sanitario que buscamos”.

“Y evaluando su implementación del modo de generar el menor daño posible a la mayoría de los ciudadanos” porque “esa es la tarea que aprendimos el año pasado y la que tenemos que saber hacer”, aclaró.

Fernán Quirós

Por ello, el foco estará puesto, durante el miércoles y jueves, “en los efectos de la vacunación” contra el coronavirus “y de las medidas tomadas en las últimas semana” por el Gobierno nacional, que determinaron la restricción a la circulación nocturna, la limitación en el horario de atención de la actividad gastronómica y la suspensión temporal de las clases presenciales en las escuelas, medida a la que la Ciudad no adhirió e incluso denunció como inconstitucional ante la Corte Suprema de Justicia.

Sin embargo, desde la administración de Horacio Rodríguez Larreta comenzaron a pensar en un esquema mixto de escolaridad en el que convivan la virtualidad y la presencialidad debido a la situación epidemiológica, que no cede en la cantidad de casos y en la creciente ocupación de camas de terapia intensiva a causa de la Covid-19.

Con este sistema mixto de escolaridad, los alumnos de los niveles inicial y primario permanecerían con clases presenciales en las aulas y los de la secundaria con clases a distancia.

En el mismo sentido, este lunes, al hablar con A24, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, dijo que “si los que más se contagian son los más grandes”, se puede “ir pasándolos a ellos a la virtualidad o a la semi-presencialidad, cuidando siempre a los más chicos, a los que menos autonomía tienen para aprender”.

Soledad Acuña

“En caso de que vayamos viendo que esta desaceleración de los casos no se transforma en una baja, o si no se consolida la baja de ocupación de camas de terapia intensiva, podemos empezar a pensar algo sobre la secundaria, pero antes, vamos a mirar en otros lados”, dijo.

Por otra parte, entre las propuestas para profundizar las restricciones actuales a partir del sábado, el Gobierno porteño tiene en análisis la actividad de los comercios no esenciales, sobre los cuales implementaría los protocolos que estuvieron vigentes el año pasado durante el período del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), por el cual solo se podía atender desde la puerta del local, sin permitir el ingreso de los clientes.

También evalúan una “suspensión o limitación” de las reuniones sociales y familiares en espacios cerrados, un refuerzo en los controles en el transporte público para garantizar que solo sean utilizados por trabajadores esenciales y algunos cierres de estaciones de subte, lo que también fue implementado el año pasado.