La Cámara de Comerciantes en Repuestos del Automotor cumplió 66 años de trabajo y sacrificio

0
187

El organismo que nuclea a los negocios de autopartes celebró un nuevo aniversario donde además de ser una de las caras del sector, cuenta con una Fundación de notable funcionamiento.

A mediados de la década del 50, en Argentina había una necesidad social por vehículos automotores, principalmente, por la demanda de automóviles para uso particular, impulsada por la concentración de riqueza por las clases relacionadas con las florecientes exportaciones agrarias. La primera empresa dedicada a la producción automotriz en el país se organizó en Córdoba en 1952 sobre la base de una fábrica de aviones, también estatal, en la cual, se produjo entre 1953 y 1958 un promedio de 3000 vehículos anuales, abarcando la mayoría de los procesos productivos propios de la industria: fundición metálica, estampado de piezas, maquinado y armado del motor y las transmisiones, pintura y ensamblado final.

Y en medio de ese auge, y apenas meses antes del Golpe de Estado que derrocó al gobierno constitucional encabezado por el presidente Juan Domingo Perón y estableció una dictadura cívico-militar que se autodenominó, Revolución Libertadora, surgió y nació el 5 de abril de 1955, la Cámara de Comerciantes en Repuestos del Automotor, organización que inició sus actividades como entidad del sector comercial autopartista, y que tenían como objetivo definido, la representación ante los poderes públicos de todos los órdenes, y esta claridad en sus objetivos sentó las bases de una sólida acción gremial, como afirman en su página web.

“Su influencia se fue extendiendo desde Capital Federal hacia el Gran Buenos Aires y, paulatinamente, a diferentes regiones del país. Ello posibilitó a los comerciantes colegas de otras zonas recibir datos informativos regularmente y con el tiempo conformar agrupaciones gremiales similares”, agrega el resumen institucional de la organismo.

En los últimos años se observó el importante despliegue de unidades de diferentes marcas y modelos que se han incorporado al parque automotor del país para beneplácito de los usuarios pero con las consiguientes consecuencias de inviabilidad de escala productiva para los fabricantes de las partes de los vehículos.

La industria autopartista está estructurada alrededor de la industria automotriz, la cual a través de su evolución y cambios tecnológicos, tanto de producto y proceso como de gestión, la condiciona fuertemente, y es en este aspecto donde interviene esta Cámara nacional, que en la actualidad conduce Roberto Morales, quien además es miembro del Consejo directivo de FECOBA, y que tiene a Claudio Mantilla y Roberto Fingolo como vicepresidentes.

Otro dato a destacar de este organismo, es que en 1986, la CCRA creó una Fundación que colabora con la capilla San Martín de Porres, en Ituzaingó, posibilitando la adquisión de alimentos, útiles escolares, guardapolvos y materiales de construcción, y además, mantiene un consultorio odontológico y oftalmológico destinado a los más necesitados.

Otro ejemplo de compromiso social lo realizaron el pasado lunes 12 de abril, cuando los chicos de la escuela de educación primaria 147, “Pablo Cáceres”, en la provincia de Chaco, comenzaron la jornada escolar desayunando con los alimentos enviados por la Fundación CCRA. “Nos llena de felicidad poder seguir ayudando y transmitiendo amor, a través de las buenas obras. Les agradecemos a todas las personas que forman parte de la CCRA y que hacen posible la solidaridad y cumplir nuestro rol social”, aseguraron desde la organización.

Hace unos pocos días, esta Cámara, que hoy en día reside en Bernardo de Irigoyen 546, pleno corazón porteño, cumplió 66 años de trabajo, unión, supervisión y progreso, y es para destacar su labor en distintos sectores como las asesorías laborales, administrativas, impositivas, derecho empresario, y comercio exterior, con sus especialistas en cada uno de ellos.

¡Salud para ellos!