Las Mipymes podrán empezar a operar este jueves con las Facturas de Crédito Electrónicas desde el homebanking

0
72

Las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) que realicen trabajos o ventas a grandes empresas podrán, a partir de hoy, operar y descontar sus Facturas de Crédito Electrónicas (FCE) directamente desde el homebanking, por lo que les será más sencillo conseguir financiamiento anticipado a tasas competitivas.

Al igual que los cheques de pago diferido físicos o electrónicos (e-cheq), las FCE son documentos que pueden operarse en el mercado de capitales y que, a partir de hoy, también a través de los bancos con la compensaciones interbancarias.

Esto se debe a la implementación del nuevo Sistema de Circulación Abierta a través de entidades bancarias que trabajaron en conjunto la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el Banco Central (BCRA) y el Ministerio de Desarrollo Productivo.

Al respecto, la AFIP aseguró que esta modalidad permitirá a las mipymes “ampliar sus fuentes de financiamiento anticipado así como también mejora la certeza de cobro, ya que la falta de pago al vencimiento de las facturas se verá reflejada en la Central de Deudores del Banco Central”.

“Las Mipymes adheridas que emitan sus Factura de Crédito Electrónica (FCE) deberán tener actualizados sus desarrollos para optar por el nuevo Sistema de Circulación Abierta o por el de Agente de Depósito Colectivo al momento de efectuar la solicitud de autorización electrónica del comprobante”, remarcó el organismos fiscal en un comunicado.

Con la implementación de este sistema, el descuento o transmisión de las FCE a otros sujetos autorizados, como entidades de crédito extrabancarias, estará disponible en todos los bancos que administren una cartera pyme.

Casi 140.000 mipymes emiten FCE cada vez que prestan un servicio de más de $ 146.885 a una empresa grande, lo que implica un movimiento de unos $ 250.000 millones por mes, según cifras oficiales.

Sin embargo, no todas las mipymes saben que las FCE son un instrumento de crédito que puede descontarse de forma similar a la de un e-cheq luego de su aceptación (tácita o expresa) y antes de su vencimiento.

“La gran diferencia con el e-cheq es que este se negocia en 48 horas y la FCE se hará en tiempo real. Por lo cual, la pyme podrá acceder al cobro anticipado de esa factura, y en un mercado donde hay excedentes de pesos, el régimen permitirá que la pyme se haga de los fondos más rápidamente”, aseguró Silvia Andrea Tedin, socia de SMS Buenos Aires.

Adicionalmente, en caso de que una FCE resulte impaga, la pyme podrá solicitar la emisión de un comprobante para ejercer acciones legales, además de empresa deudora será informada en la Central de Deudores de FCE impagas que administrará el Banco Central.

“Esto garantizara a la pyme el acceso a los fondos de manera rápida ya que, hasta ahora, el mercado de valores no podía imponer sanciones a la empresa grande que no cumplía”, sostuvo Tedin.

Actualmente, el descuento de una FCE con un plazo de hasta 60 días tiene una TNA de 35,58% en el Mercado Argentino de Valores (MAV), mientras que un e-cheq de igual plazo sin aval de una Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) debe pagar una TNA de 42,23%.

Esto se debe a que la FCE no tiene riego de falta de pago para la pyme ya que es la propia empresa grande que recibe factura la que debe responder por el monto total.

Sin embargo, la operación de FCE sigue siendo muy baja en comparación a los cheques de pagos diferidos: en febrero, la operación de FCE en el MAV ($ 126 millones) representó apenas el 0,72% del volumen operado en cheques ($ 17.408 millones).

Por esto mismo, la AFIP aseguró que esta medida busca incrementar y facilitar el acceso a esta herramienta a través de una operatoria más sencilla y afín a la práctica diaria de las MiPyMEs.