Caso Maia: los datos del último relevamiento sobre personas en situación de calle

0
79

El caso de Maia Yael Beloso, la niña de 7 años que el lunes fue sustraída en Parque Avellaneda por un hombre y fue encontrada sana y salva hoy en Luján, recolocó en la escena pública la vulnerabilidad social en la que se encuentran las personas que, como ella y su familia, viven en situación de calle en la Ciudad de Buenos Aires.

La cifra asciendía a 7251, según el último relevamiento anual realizado por organizaciones de la sociedad civil, la Defensoría de la Ciudad y la Auditoría General porteña.

Fueron 871 niños y adolescentes y al menos 40 mujeres embarazadas las personas en esa situación, conforme al segundo Censo Popular de Personas en Situación de Calle (CPPSC), realizado en abril del 2019, último año disponible.

De las 7.251 personas censadas en aquella oportunidad, 5.412 no tenían acceso a paradores ni a establecimientos con convenio con el Gobierno de la Ciudad; “es decir, duermen en la vía pública”, expresó el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), una de las organizaciones de derechos humanos que efectuaron el censo.

El 81 por ciento son varones; el 19, mujeres. Muchas mujeres dijeron haber sufrido violencia ellas o sus hijos como explicación para haber dejado sus casas y la realidad de no encontrar ninguna respuesta estatal de acompañamiento para las sobrevivientes de violencia familiar, fueron otros de los resultados que arrojó el CPPSC.

El caso de Maia Yael Beloso “pone de manifiesto de la forma más cruel un fuerte déficit en materia de políticas públicas para abordar el desamparo que viven las niñas, niños y adolescentes que están en situación de calle”, dijo la defensora de los Derechos de Niños y Adolescentes de la Nación, Marisa Graham.

La defensora consideró que “el problema de personas que habitan las calles en las grandes ciudades y sus suburbios es extendido en el mundo, más agudo aún en aquellos países cuyo índice de pobreza es elevado, y donde se hacen presente con agudeza las desigualdades sociales”.

En este sentido indicó que según datos del Indec “para los 31 aglomerados urbanos, la pobreza alcanza actualmente a 6 de cada 10 niños y la indigencia a 2 de cada 10”.

“Esta situación estructural se ve agravada en el mundo y en nuestro país en particular por la afectación de la pandemia que ha elevado los números de pobreza e indigencia que golpean especialmente a las poblaciones de niñas, niños y adolescentes”, resaltó.