La Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (Fecoba) le pidió al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que emita una declaración de Emergencia Económica para los negocios del micro y macrocentro, debido a que las considera como las áreas más afectadas por la crisis relacionada con la pandemia de coronavirus.

El pedido de Fecoba llegó después de una reunión de la Mesa de Micro y Macro Centro porteño de la entidad, que fue encabezada por el presidente Fabián Castillo, y asociaciones referentes de la zona.

Se solicitó que la declaración se instrumente de manera urgente para los comercios ubicados dentro de los límites de las Comunas 1, 2 y 3.

Estas áreas fueron fuertemente afectadas por las restricciones del turismo, la nula asistencia a las oficinas y las limitaciones a las actividades culturales, sociales y comerciales que históricamente contribuyeron al ecosistema económico del centro, según señalaron desde la entidad.

“Esta zona es una de las más afectadas por las medidas dispuestas para contrarrestar los efectos del Covid-19. Sin turistas en la ciudad ni oficinistas en la zona desde hace meses, la situación de estos comerciantes es crítica. Por eso mismo, es necesario crear herramientas que busquen paliar los efectos de la crisis en esta importante área comercial de la Ciudad” indicó Castillo en un comunicado.

Dentro de las principales medidas que se requerirán al gobierno porteño, destacaron la declaración de la Emergencia Económica de los comercios de la zona, una quita y plazo en el pago del impuesto a los Ingresos Brutos (IIBB), Patentes Vehiculares, y Alumbrado Barrido y Limpieza (ABL), correspondientes a los comercios.

Además, detallaron que demandarán la suspensión transitoria y total de la prohibición de estacionar, a efectos de evitar el acarreo de vehículos y las multas consecuentes, la interrupción por 90 días de las inspecciones correspondientes a la Agencia Gubernamental de Control (AGC) y de las ejecuciones fiscales.

Asimismo, explicaron que plantearán la necesidad de crear un plan de incentivo al consumo que contemple entre otras cosas, la realización de obras de teatro y café concerts al aire libre, de 11 a 17 horas, la instalación de muestras de arte itinerantes en las principales calles de la zona y la prohibición estricta de venta de gastronomía ambulante.