En un flojo partido, el encuentro finalizó con una paridad sin goles, en la ida que abrió la serie de semifinales de Copa Libertadores. 

Boca Juniors, que sueña con su séptima conquista de la Copa Libertadores de América, no pudo en La Bombonera con Santos, en el partido de ida de la semifinal de la Copa Libertadores e igualó 0 a 0 en un cotejo de bajo nivel de juego y con muy escasas chances concretas de peligro pero con una polémica arbitral por un penal no sancionado.

La controversia se generó cuando el árbitro chileno Roberto Tobar debió acudir a la ayuda del videoarbitraje (VAR) a los 73 minutos luego del airado reclamo de los jugadores de Santos que pedían penal en una caída de Marinho, pero el VAR descartó que Carlos Izquierdoz hubiese derribado al brasileño en el área, equivocándose ya que el defensor derribó al delantero en una omisión que podría influir en la serie.

En lo que respecta a jugadas de riesgo, el colombiano Sebastián Villa y Eduardo Salvio estuvieron cerca de abrir el marcador para Boca en el inicio de cada etapa, mientras que Marinho contó con la oportunidad más clara para Santos en los últimos minutos.

“Analizaremos bien los rendimientos, con tiempo y calma. Costó el partido. El rival vino a hacer su negocio. Cometimos algunos errores en la velocidad, ritmo, precisión. Boca ha pasado por este tipo de situaciones, es un aprendizaje permanente”, analizó Miguel Ángel Russo en conferencia post partido.

El próximo compromiso de Boca será el sábado 9 de enero a las 21.30h, de visitante ante Argentinos Juniors por la Fecha 5 de la Copa Diego Maradona, donde se definiriá el final de la zona, y luego deberá viajar a Brasil para definir la serie en el Estadio Urbano Caldeira de Vila Belmiro, el miércoles que viene.