Ante las Fiestas se recomienda un festejo responsable y todo lo que hay que saber sobre el uso de la pirotecnia, el consumo de alcohol y la recolección de la basura.

En las Fiestas, recomendaciones y prevención para seguir cuidándonos

  • Prestar atención al tema de la ventilación de los espacios. Es más seguro reunirse en lugares abiertos, en lo posible una terraza, jardín o patio.
  • Si no hay otra opción y hay que usar un lugar cerrado,buscar la mayor circulación de aire posible. Abrir ventanas y puertas de par en par.
  • No juntar tantos núcleos familiares, preferir los más íntimos. En lugar de armar una gran mesa, elegir mesas para grupos pequeños de 3, 4 o 5 lugares y a distancia de las otras mesas y de otros. Dos mesas o a lo sumo tres. Este formato burbuja ayuda a que si uno da positivo solo se tenga que aislar el grupito que compartió mesa y no toda la familia.
  • Como siempre usar el tapabocas, salvo al momento de comer. Usarlo correctamente el mayor tiempo posible, tapando nariz, boca y mentón cuando se esté con otras personas.
  • Lavarse las manos con agua y jabón o usar alcohol en gel con periodicidad, sobre todo antes y después de comer.
  • Si hay personas mayores de 60 años o de grupos de riesgo, cuidarlas especialmente, con las dos medidas principales: tapabocas y distanciamiento suficiente.
  • Evitar compartir vajilla, en especial los vasos o latas, saleros, platos, servilletas y cubiertos. Cada comensal debe contar con utensilios individuales, y si es posible, identificados.
  • Desinfectar superficies de contacto frecuente, como mesadas, sillas, baños y otros elementos comunes.
  • Al toser y estornudar, cubrirse la boca y nariz con el pliegue del codo para evitar esparcir las partículas de saliva al resto del ambiente.
  • Y hacer el mayor esfuerzo para mantener la distancia, el otro eje de prevención central junto al tapabocas.

Evitemos la pirotecnia

La Ciudad recomienda, ante la proximidad de las fiestas de Navidad y Año Nuevo, evitar el uso de pirotecnia debido a los riesgos de accidentes que conllevan siempre.

Los efectos térmicos y cinéticos de la pirotecnia pueden producir incendios, quemaduras y/o mutilaciones, generando secuelas psicológicas y físicas y, en algunas oportunidades, puede poner en riesgo la vida.

Los niños no deben comprar ni usar pirotecnia.

Qué tener en cuenta:

  • La pirotecnia autorizada, en caso de usarla, debe tener la leyenda “Autorizado por el ANMaC (ex RENAR)” y la inscripción del número de registro que corresponde y datos del fabricante o importador del artefacto.
  • Debe manejarse en lugares abiertos, lejos de edificios, y no guardarla en los bolsillos ni arrojarla contra muros, cajas de luz o de gas.
  • Debe mantenerse en el piso, nunca en las manos ni dentro de botellas o latas.
  • Cuando un producto no explota, no debe tocarse aunque la mecha parezca apagada. Hay que apagarlo con abundante agua y mantenerse lejos.
  • No dejar los artículos al sol o próximo a fuentes de calor.
  • No manejar fuegos artificiales si ha bebido alcohol.
  • Las chispas pueden prender fuego las ropas y además causar heridas graves en los ojos.
  • Si un petardo tiene mecha corta, es muy peligrosa, porque no da tiempo a encenderla y alejarse.
  • Las lesiones en general son relativamente leves, pero también producen traumatismos severos.
  • No se deben arrojar aerosoles al fuego.

En caso de emergencias concurrir al hospital más cercano o llamar al SAME (107)

En relación al momento de abrir las bebidas se aconseja:

  • Cubrir el corcho con un paño o tolla al quitar la traba de seguridad y al destapar la bebida.
  • Evitar agitar las bebidas espumantes en el momento de destaparlas.
  • No mirar directamente la botella cuando se destapa, ni apuntarlas a otras personas.
  • Recordar que sacar corchos inadecuadamente puede producir ceguera.

Con respecto a la pirotecnia y los animales de compañía:

  • Aislar lo más posible a los animales de compañía a los efectos de, dada su gran sensibilidad auditiva, evitarles un estado de descontrol que provoque que los mismos intenten escapar del lugar.
  • Aislarlos en un lugar fresco (por ejemplo, un sótano) y en lo posible colocarle tapones en los oídos.
  • Evitar el uso de tranquilizantes no indicados por un profesional Médico Veterinario, dado que algunos pueden producir un efecto inverso al deseado.

Direcciones para que los vecinos agenden:


Si manejás, no tomés alcohol

Tomar alcohol y manejar aumenta el riesgo de accidentes: Está comprobado que el consumo de bebidas alcohólicas perturba el sentido del equilibrio y el cálculo de las distancias, disminuye el campo visual, además de aumentar la fatiga y el sueño.

El alcohol es una sustancia psicoactiva y un depresor del sistema nervioso central. Los efectos y riesgos dependen de qué, cuándo y con qué frecuencia se toma, las mezclas de bebidas realizadas y las características particulares de la persona que lo consume.

El alcohol produce dependencia física y psíquica y su consumo habitual en el tiempo puede provocar daños en hígado, páncreas, estómago, corazón y cerebro.

 si manejás, no tomes
Foto Sandra Hernández/GCBA

“Cuando una persona aguanta un gran consumo de alcohol no significa que lo controla, sino que su organismo se ha acostumbrado a él”, explica el la web del Ministerio de Salud del Gobierno de la Ciudad y agrega: “Si un organismo se acostumbra al alcohol, la ausencia del mismo produce Síndrome de Abstinencia (sus síntomas van desde temblores, ansiedad, sudoración, náuseas, hasta pérdida de conciencia y alucinaciones, entre otros”.

Hay que considerar que el ritmo de eliminación del alcohol es de 7-8 gramos por hora y, contra lo que suele suponerse, tomar café, mojarse, ducharse con agua fría, hacer gimnasia o transpirar no sirven para reducir la cantidad de alcohol en la sangre.

Los efectos nocivos se potencian si se mezcla el alcohol con otras sustancias o drogas.

Si un amigo o familiar no puede controlar su relación con el alcohol, puede aconsejársele ver a un profesional del Servicio de Ayuda en Drogas y Alcohol (SADA) 4861-5586, que atiende de lunes a viernes de 8 a 20 horas. También se puede acercar a uno de los Centros de atención en adicciones porteños.

¿Cómo ayudar a quien bebió en exceso?

  • No dejarlo/a solo/a.
  • Evitar que pierda la conciencia y se duerma, obligarlo/a a caminar, hablarle.
  • Dale tragos breves de agua natural, nunca café o alcohol.
  • Si se acuesta, ponerlo/a de costado para que, si vomita, no se ahogue.
  • Si tiene un ataque o espasmo, tratar de que no se lastime, que no se caiga, ni se muerda la lengua.
  • Si no puede evitarse que se duerma, cuidarlo/a hasta que se despierte.
  • Controlar que no se enfríe; abrigarlo/a para evitar que sufra una hipotermia.
  • Si no respira, hacerle respiración boca a boca.

24 y 31: se recomienda no sacar la basura

El 24 y el 31 no habrá recolección de residuos húmedos y la Ciudad le pide a los vecinos que no saquen la basura para evitar que se acumule en los contenedores. Mientras que el 24, el 25, 31 y 1° no habrá recolección de reciclables. La idea es guardarlos limpios y secos en tu casa, para que cuando se restablezca el servicio puedas llevarlo a tu Punto Verde o Contenedor Verde más cercano o entregárselo en mano a un Recuperador Urbano.

Para conocer cuál es tu medio de captación más cercano, ingresá a dónde llevar los reciclables

Recomendaciones para el buen uso de un contenedor:

  • Estacionar el auto a un metro del contenedor, dejando esa distancia por delante y por detrás. De esta forma se facilita la operación del camión recolector y se evitan daños.
  • Respetar el lugar del contenedor. Los contenedores se ubican cumpliendo un conjunto de condiciones como la presencia de entradas de garaje, espacio para el transporte público, espacios reservados para discapacitados, desagües pluviales, luminarias, arbolado, etc. En caso extremo de necesitar mover el contenedor, solicitarlo al 147.
  • No arrojar residuos áridos como cascotes, metales, maderas, restos de poda, etc. Los contenedores no son aptos para estos residuos y pueden dañan el equipo recolector. Para desechar estos residuos comunicarse al 147 para coordinar el restiro de los materiales.
  • No trabar las tapas. Luego de depositar los residuos tapar el contenedor, así se evita el mal olor, se protege de la entrada de agua en caso de lluvia, o el ingreso de animales como gatos o aves.
  • No sacar la basura cuando llueve. Ante la lluvia es posible que se tapen los sumideros y no se escurra el agua en forma correcta.
  • Poner la basura dentro del contenedor. El camión recolector utiliza un sistema automatizado por lo que recoge solo lo que está dentro del contendor.
La Ciudad solicita no sacar la basura el 24 y el 31 de diciembre de 2019