La advertencia de CAME llegó a través de un comunicado y la palabra de su presidente.

La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) advirtió sobre un aumento de la venta informal que perjudica a los comercios registrados y aseguró que “en el 84% de las localidades del país no se están aplicando controles, o bien son insuficientes”.

En un comunicado, la entidad empresarial sostuvo que “la venta informal de este año está rompiendo todos los equilibrios con una invasión de manteros y aglomeración de gente comprando en las veredas” y destacó que “cada mantero en la calle son empleos formales que se pierden porque el comercio no cubre sus costos con las ventas”.

El presidente de CAME, Gerardo Díaz Beltrán, indicó que “estamos dilapidando el terrible esfuerzo económico y social realizado en la cuarentena cuando los comercios absorbieron los costos de protocolos y el sostenimiento de empleados vulnerables” y cuestionó que “los Gobiernos hacen la vista gorda de los vendedores ilegales y las mafias organizadas”.

“El comercio estuvo cerrado muchísimo tiempo, justamente para preservar y contribuir a un estado sanitario que todos queríamos, mientras que la Navidad mantera sólo traerá más muertes”, agregó Díaz Beltrán.

Para CAME, los principales puntos de conflicto se dan en la Ciudad de Buenos Aires; el conurbano bonaerense; en la ciudad de Tucumán; y en las provincias de Córdoba, Santa Fe, Chacho, Entre Ríos Neuquén, Río Negro, Tierra del Fuego y La Rioja.

Para finalizar, la entidad pyme dijo que “la indignación del sector es total ya que a las pérdidas millonarias por la cuarentena, se sumaron miles de comercios que cerraron definitivamente sus puertas por no poder sostener costos ante el impedimento de reducir la nómina de personal para hacer frente al desplome de las ventas”.

“Mientras tanto, las mafias organizadas que desarrollan un sistema de trabajo esclavo, contrabando y piratería de mercadería, competencia desleal y corrupción, siguen proliferando sin control”, concluyó CAME.