El Gobierno buscará que pymes del país sean proveedoras de componentes y participen de la fabricación de la aeronave IA 100 Malvina, de acuerdo con la reunión que mantuvieron el ministro de Defensa, Agustín Rossi, y su par de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, con representantes de la industria aeronáutica y metalúrgica.

Durante el encuentro, realizado para avanzar en el proceso de desarrollo del avión, que estará en manos de la Fábrica Argentina de Aviones (Fadea), se presentó la iniciativa que promueve que pymes del país sean las proveedoras de partes y componentes de la aeronave.

“Hoy junto al ministro Kulfas realizamos la presentación del IA-100 a las cámaras de industria aeronáuticas con la intención de otorgar la posibilidad a las pequeñas y medianas empresas de todo el país para que participen de la producción de los componentes requeridos para su construcción”, dijo Rossi en la reunión, realizada de manera virtual, se informó oficialmente.

El titular de Defensa señaló que el desarrollo del prototipo del IA-100 Malvina es “una iniciativa creativa e innovadora que constituye un punto de inicio para que después se puedan financiar otras inversiones productivas”.

Por su parte, Kulfas celebró el desarrollo de la propuesta que, dijo, “permitirá el crecimiento de la industria aeronáutica nacional con un avión producido en el país y el desarrollo de las pymes locales que serán proveedoras de esa industria”.

De la reunión participaron autoridades del ministerio de Defensa, del ministerio de Desarrollo Productivo, representantes de la Fuerza Aérea Argentina, la Cámara Industriales Metalúrgicos y de Componentes de Córdoba (Cimcc), miembros de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (Adimra) y de la Cámara Argentina Aeronáutica y Espacial (Carae).

El avión IA-100 Malvina, de entrenamiento militar y uso civil primario, será financiado por el Instituto de Ayuda Financiera para Pago de Retiros y Pensiones Militares (IAF) por la suma de US$ 2.500.000.

Este desarrollo será el primer proyecto de producción en serie de un avión en Fadea, luego del IA-63 Pampa III, de entrenamiento avanzado.

El nuevo avión cuenta con la capacidad de formar pilotos militares en instancias iniciales del proceso de capacitación.