Histórico: Quimsa es el nuevo rey de América

0
72

El equipo santiagueño se coronó campeón de la Champions League tras una infartante final ante Flamengo en donde lo venció por 92-86 con  Robinson como goleador y MVP.

Quimsa de Santiago del Estero logró el triunfo más importante de su historia al derrotar, contra todos los pronósticos, al todopoderoso Flamengo de Brasil, con un inolvidable 92-86 en Montevideo, luego de llegar por debajo al último cuarto, y revertirlo con un espíritu único liderado por una actuación magistral de Duncan Robinson, autor de 26 puntos y 5 rebotes.

En el primer cuarto, el equipo dirigido por Sebastián González basó su ataque en la fortaleza de su pivote Diamon Simpson, quien resolvía todo con facilidad cerca del aro, con Trevor Gaskins y Nicolás Copello letales desde el perímetro, y un buen pasaje de Franco Baralle para así poder sacar una ventaja de 12 puntos.

Gaskins, uno de los valuartes de la consagración

Por su parte, el elenco brasilero movió la banca buscando respuestas, y comandados por Luciano “Chuzito” González, maquilló el resultado sobre el cierre, en donde el interno Rafael Hettsheimeir ingresó derecho al aportar su categoría y su goleo para terminar 27-19 por debajo, al sonar el pitazo final de esta etapa por parte del trío arbitral.

En el segundo cuarto, el entrenador brasilero Gustavinho apostó por la dupla conformada por Franco Balbi y Yago, aumentó su eficacia desde la línea de tres puntos y ajustó su defensa, lo cual provocó un parcial favorable para dar vuelta el marcador. De todas maneras, Quimsa no se desesperó y con destellos de Ramírez Barrios y Robinson volvió a controlar el juego y con un bombazo de Gaskins sobre la bocina logró un margen de 7 puntos (50-43), para llegar victorioso al entretiempo.

En el tercer parcial, a pesar de un frenético arranque de Quimsa que logró un margen de 11 puntos, Flamengo confió en su veteranía y experiencia, y las figuras de Marquinhos, Balbi, Olivinha, Mineiro y Hettsheimeir se agigantaron: parcial de 23-7 para colocarse al frente. Los santiagueños perdían pelotas, fallaban tiros y su autoestima parecía en caída libre, para terminar abajo por 68-63 de cara al último tramo del juego.

Pero todo cambió en los últimos 10 minutos de juego. Quimsa resucitó gracias al aporte goleador de Robinson, MVP absoluto de la final, y el ímpetu en defensa de Ramírez Barrios. Flamengo siguió apostando por la experiencia de sus estrellas pero las piernas no les respondieron ante un veloz conjunto argentinos que observaba cada vez más de cerca la gloria.

El equipo de González, a pesar de haber completado su roster hace apenas diez días, logró congeniar una mezcla perfecta de buen juego, templanza y las ganas de los flamantes extranjeros para llegar a la cima del básquet continental por primera vez en su historia luego del 92-86 que se observó en el marcador final.

“Casi nunca toca ganar, pero disfruto mucho de lo que hago. Teníamos unas ganas de ganar bárbaras. Sabíamos que haciendo las cosas bien teníamos posibilidades”, aseguró con alegría y fervor el técnico Sebastián González luego de la consagración, que lo ubica y lo confirma como uno de los mejores del país en los últimos años. Santiago del Estero está de fiesta, y bien merecido se lo tienen.