Lo que trae la pandemia: para abrir una cuenta en los Estados Unidos ya no hace falta viajar, lo hacés desde tu casa

0
104

Las empresas y los profesionales que venden al mundo sus servicios necesitan cuentas en el exterior para recibir los pagos de sus clientes y cancelar deudas con proveedores, para así también evitar la coyuntura cambiaria local. Y las más convenientes las ofrecen en los Estados Unidos.

Antes del cepo, muchos argentinos creaban una sin recurrir a un intermediario ni pisar suelo norteamericano. Concretamente, valiéndose de sitios como tdameritrade.com o interactivebrokers.com, que aceptaban mínimos de u$s10.000. Pero todo cambió tras las restricciones.

“Desde finales del año pasado, el Banco Central prohibió las transferencias a subcuentas del exterior. En concreto, prohibió las transferencias a brokers, que es donde tienen sus ahorros fuera del país la gran mayoría de los argentinos.Pero sí se puede transferir a una cuenta bancaria propia del exterior“, indica a iProUP Mariano Sardáns, CEO de la gerenciadora de patrimonios FDI.

Sin embargo, para su actividad, hay quienes requieren de otro tipo de cuenta, llamada transactional account o “transaccional”, que utilizan con fines comerciales las empresas, los profesionales, emprendedores, al igual queimportadores y exportadores. Y que ahora pueden tramitar sin moverse del hogar

En qué consiste

Una cuenta transaccional permite a las firmas argentinas recibir pagos de sus clientes y cancelar deudas de proveedores, ya sea dentro o fuera de los Estados Unidos. Y sin moverse del hogar.

“Hasta hace un par de meses, abrir una cuenta bancaria en Estados Unidos de forma remota, era todo un desafío. La figurita difícil eran aquellas para manejar saldos transitorios, también llamadas transaccionales”, amplía Sardáns.

A raíz de la pandemia, los bancos estadounidenses se volcaron masivamente a las plataformas de videollamadas y sus ejecutivos ahora realizan el onboarding (altade clientes desde sus casas también para este tipo de producto.

“Estos movimientos no son bienvenidos en cuentas abiertas por brokers, relativamente fáciles de tramitar, pero que también se cierran rápidamente cuando detectan este tipo de movimientos”, advierte Sardáns. En la previa de la cuarentena, eran contados las entidades del país del norte que permitían abrirlas de forma remota.

“El ‘gran cuco‘ es no cumplir a rajatabla con el famoso KYC (siglas en inglés de “conozca a su cliente“) y que se les filtre un usuario envuelto en actividades ilícitas o que la documentación que presente no corresponda a quién realmente va a manejar el dinero”, indica Sardáns.

Sin embargo, a partir del uso generalizado de las plataformas de videollamadasel proceso de apertura presencial se reemplazó con entrevistas online. “Los mismos empleados que antes abrían las cuentas en el escritorio, ahora lo hacen desde sus propias casas y con el cliente del otro lado de la pantalla”, enfatiza.