Empresas desdobladas: venden desde Uruguay y cobran dólares, dejan parte del staff en Argentina y pagan en pesos

0
63

Cambios abruptos en la legislación laboral, restricciones cambiarias y amenazas de estatización de empresas configuran un complejo escenario de negocios en argentina, que anima a muchas compañías locales a buscar otras plazas donde fijar su actividad, sobre todo las que venden sus servicios al exterior.

“Con la pandemia se aceleró la competencia entre países para atraer inversionesPero Argentina hoy pierde por goleada contra Brasil, Chile, uruguay y Paraguay, que tienen un excelente clima de negocios, costos de producción mucho más bajos y, en algunos casos, ventajas impositivas inigualables“, afirma a iProUP Mariano Sardáns, CEO de la gerenciadora de patrimonios FDI.

En efecto, según el experto, “los que más rápido y fácil se van del país son los profesionales que pueden vender al exterior sus servicios. Les basta con trasladar sólo una parte de su estructura, tomando como contratistas independientes al personal de argentina“.

“Si los empresarios –accionistas– continúan viviendo en el país, como se da en la gran mayoría de los casos, la AFIP se asegurará de que la sociedad del exterior no sea de ‘papel’ y realmente tenga lo que se denomina ‘sustancia’. ¿El país más elegido? uruguay“, resalta Sardáns.

Desde el Estudio Bergstein, de Montevideo, informan que una vez normalizado el Registro de Sociedades uruguayo tras el pico de la pandemia, unas 200 empresas argentinas solicitaron radicarse en el país vecino, la mayoría de ellas tecnológicas, en apenas 15 días.

En tal sentido, una de las compañías más mirada sobre un posible traslado de operaciones es mercado libre, que podría seguir los pasos de su principal accionista, Marcos Galperin, quien ya se mudó a uruguay.

Haciendo números

Según Marcelo D. Rodríguez, de MR Consultores, “el proceso que se está llevando a cabo para la negociación de la deuda y, sobre todo, por la imposibilidad de acceder a financiamiento genuino, trae como consecuencia una suerte de desdoblamiento del tipo de cambio que deben considerar las empresas al momento de la liquidación de las divisas por ventas al exterior“.

El experto remarca que “estas operaciónes se realizan al valor oficial pero debe descontarse, de corresponder, el gravamen que alcanza a las exportaciones”. En este marco, gran cantidad de firmas de servicios buscan instalarse en el país vecino por dos motivos principales:

– Cercanía geográfica y cultural 

– Las bondades de su sistema tributario, ya que ofrece la eximición de impuestos durante 5 años a las empresas que se radiquen su suelo

“El residente argentino deberá declarar ante la AFIP, en el Impuesto a Bienes Personales, las acciones de la sociedad radicada en el exterior. Eventualmente, deberá imputar en Ganancias los dividendos que distribuya”, advierte Rodríguez.