Preocupa en el gobierno de Kicillof la disparada de casos en distritos de Cambiemos

0
49

En el gobierno de Axel Kicillof ponen la mira sobre algunos distritos de Cambiemos donde la curva de contagios creció dramáticamente durante el mes de agosto. Aunque en términos formales esquivan a hacer declaraciones, por lo bajo no ocultan la preocupación por los porcentajes de aumento de personas contagiadas.

El porcentaje de aumento muestra a las claras la velocidad con la que el virus se metió en distritos que tenían la situación controlada. Veamos algunos casos tomando el primer día de agosto como número de inicio: Tandil tenía 8 casos y al día de hoy (27 de agosto) suma 88 (el aumento es de 1000%). 

General Viamonte tenía apenas 1 persona contagiada y hoy llega a 111 (11.000%). Junín, otro distrito gobernado por Cambiemos tenía 24 casos de contagio y hoy llega a 152 (el porcentaje de aumento es de 533%).

Lo que preocupa en el gobierno es la falla en los controles de los accesos a los distritos. Consideran que se flexibilizaron los operativos. Un caso testigo de esto es Pinamar que tenía 22 casos y hoy tiene 213 (una suba de 868%). Lo que plantean en el gobierno es que a diferencia de los municipios del Conurbano, en el distrito que gobierna Martín Yeza existen solo dos accesos facilmente controlables para evitar la entrada y salida de personas.

Sucede que en los primeros meses de la pandemia esos controles parecían ser la clave para que muchos distritos del interior permanecieran sin ningún caso. Los bloqueos generaban solo movilidad interna al tiempo que se restringía al máximo el ingreso de personas provenientes del Gran Buenos Aires. “Prefiero que me hagan un juicio a que entre el virus al distrito”, solían decir algunos intendentes del extenso interior bonaerense.

También San Nicolás muestra una curva complicada. El 1° de agosto tenía 54 casos con covid y hoy llega a 408 (el aumento es del 655%). También Bragado, uno de los distritos que están al borde del colapso en términos sanitarios refleja un porcentaje de aumento de casos alarmante: 37 casos tenía el primer día de agosto y hoy tiene 400 (la suba es de 981%).

En las últimas horas, el intendente Vicente Gatica (Cambiemos) mantuvo contacto con colegas de la región para recibir asistencia ante un eventual colapso del sistema de salud. Es que 7 de las 8 camas UTI están ocupadas.

Ayer, Kicillof tuvo una larga teleconferencia con los alcaldes del interior con quienes analizó la situación epidemiológica ante el crecimiento de casos que se registró en muchos de sus distritos en las últimas semanas. 

Por estos días, la idea del interior como un Uruguay casi libre de casos que Kicillof enarbolaba tiempo atrás, quedó superada por la expansión de la pandemia.

“Estamos en un momento bisagra de la pandemia, en el que el Gran Buenos Aires está atravesando una fase de relativa estabilidad y, por el contrario, en el interior de la Provincia se empieza a vislumbrar una fase de crecimiento moderado de los casos de covid”, dijo Kicillof este miércoles en una reunión con intendentes.

Desde el gobierno explican que apuntan a un sistema de Salud unificado y coordinado, en el que se considere al sistema sanitario de la provincia como uno solo y se compartan los recursos entre todos los municipios.