La Corte Suprema de Justicia dispuso el martes que los jueces Pablo Bertuzzi y Leopoldo Bruglia permanezcan en los cargos para los que habían sido trasladados en la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal hasta que el Consejo de la Magistratura abra un nuevo concurso del que surjan sus postulantes definitivos y se cumpla el proceso que marca la Constitución.

El máximo tribunal llegó a esta resolución con los votos de una mayoría integrada por Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti, en tanto que Elena Highton de Nolasco lo hizo de modo concurrente y Carlos Rosenkrantz, en minoría y disidencia.

La Corte entendió con su resolución que existe un “único” procedimiento para designar jueces que consiste en la selección de una terna de aspirantes por parte del Consejo de la Magistratura, la elección de un candidato o candidata por el Ejecutivo y el acuerdo del Senado para su designación, un proceso que en los casos de los dos magistrados no se cumplió.

Por eso, si bien Bruglia y Bertuzzi permanecerán en sus cargos de traslado, la Corte rechazó la acción de amparo que habían presentado para que se entendieran como “definitivos” sus cargos en la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal.

“Nunca hubo en el derecho argentino ni en la designación de los actores una referencia a que el traslado sea definitivo, por lo tanto, no hay derechos subjetivos ni aplicación retroactiva de la ley”, dijo la Corte en sus fundamentos y concluyó: “Las costumbres contrarias a la Constitución no generan derechos”.

El máximo tribunal no logró acuerdo la semana pasada pero seguirá buscando consenso.

Dispuso además que se deberá tramitar el acuerdo del Senado que dispone la Constitución, y exhortó al Congreso Nacional a que dicte una ley que reglamente el traspaso de los magistrados y puedan así salvarse conflictos de poderes y de interpretación de las normas constitucionales que atañen a los jueces, sus designaciones y funciones.

El alto tribunal se pronunció luego de más de un mes de análisis sobre posibles salidas jurídicas al per saltum presentado por los magistrados, cuando quedaron en suspenso sus traslados, a partir de que el Consejo de la Magistratura dispuso su revisión porque carecían de la aprobación del Senado.

En los hechos, los jueces permanecerán en sus cargos y todos sus actos anteriores y posteriores al fallo serán válidos, aún cuando en paralelo deban tramitar el acuerdo del Senado que la Corte consideró un requisito insalvable.

Pero, además, Bruglia y Bertuzzi, más Germán Castelli, cuyo recurso será resuelto por la Corte el jueves, deberán concursar para los cargos junto a otros postulantes en el Consejo de la Magistratura, como parte del trámite habitual de designación de magistrados.

Si bien existe un concurso abierto que es el 412, la Corte dispuso que se abra uno nuevo para que se dirima quiénes serán los ocupantes de los cargos que ocupan Bruglia y Bertuzzi en la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal y para los que ni concursaron ni tuvieron el acuerdo del Senado.